UME

El delegado del Colegio de Geólogos en Baleares, Mateu Oliver, ha asegurado este jueves que la tragedia que asoló el martes a Sant Llorenç y otras zonas del Llevant de Mallorca no se podía evitar “de ninguna manera”. “No depende de si el torrente está limpio, hormigonado o si el puente era pequeño o no”, ha remarcado.

En declaraciones a Europa Press, Oliver ha explicado que cuando caen “más de 200 litros por metro cuadrado es inevitable” que se desbordara el torrente de Ses Planes, donde parte del pueblo de Sant Llorenç des Cardassar está edificado.

De esta manera, Oliver ha dicho que considera que cuando se llevan a cabo planes de ordenación urbana “se tienen poco en cuenta los riesgos”. “Debemos concienciarnos de estos riesgos y adaptar los planes de ordenación al plan de riesgos, que es posterior”, ha dicho para luego añadir que “hoy en día nadie construiría una casa bajo un acantilado en el que caen piedras”.

Así, ha señalado que habría que plantear “seriamente” si en zonas como Sant Llorenç y otras que padecen riesgo de inundación, se debe cambiar el “suelo urbano” y trasladarlo “a una zona con menor riesgo” o tomar otras medidas para “disminuir el riesgo o disminuir la vulnerabilidad de la zona”. “En muchas, bastaría con eliminar un subterráneo o alzar las plantas bajas”, ha matizado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.