Foto: Reuters

La Policía alemana investiga una posible motivación terrorista en el secuestro ocurrido este lunes en la estación de tren de la ciudad de Colonia que dejó varios heridos y mantuvo interrumpido temporalmente el tráfico ferroviario.

Las autoridades tratan de determinar qué llevó al atacante a lanzar un cóctel molotov en una cafetería de la estación cerca del mediodía y a atrincherarse armado después en una farmacia tomando como rehén a una mujer.

Para ello, los agentes han pedido a través de la red social Twitter a testigos que les envíen fotos y videos que les ayuden a reconstruir los hechos.

“Con su intervención profesional, la Policía ha conseguido evitar males mayores”, declaró el ministro del Interior de Renania del Norte-Westfalia, Herbert Reul. “Ahora se trabaja a contrarreloj para investigar lo antes posible qué pudo llevar a cometer el ataque”, agregó.

Los investigadores todavía no han conseguido determinar con certeza la identidad del atacante. En el lugar de los hechos, no obstante, la Policía halló la documentación de un hombre sirio de 55 años que reside en Alemania con el estatus de refugiado. Los agentes creen que es altamente probable que los documentos pertenezcan al sospechoso pero todavía no se atreven a asegurarlo con total certeza.

En la tarde de este lunes, las fuerzas de élite de la Policía alemana pusieron fin al secuestro tras cerca de dos horas. En el operativo, el agresor resultó herido de gravedad y en la actualidad permanece en la unidad de cuidados intensivos.

Asimismo, otras tres personas resultaron heridas, entre ellas, una adolescente de 14 años que fue hospitalizada con heridas de consideración al verse alcanzada por la explosión del cóctel molotov que el agresor prendió dentro de una cafetería de la estación, y la empleada de la farmacia que el hombre tomó como rehén y sobre quien derramó gasolina presuntamente con la intención de prenderle fuego.

“Mientras estaba (atrincherado) en la farmacia presuntamente gritó a los viandantes que él pertenecía al grupo terrorista Estado Islámico”, apuntó el director del operativo policial, Klaus Rüschenschmidt, en la noche del lunes.

Tras recibir la señal de alarma, la Policía procedió a evacuar la estación de trenes, que fue clausurada y no pudieron entrar ni salir más convoyes. La estación de Colonia, en el oeste de Alemania, es una de las más grandes del país. Por ella pasan cada día unos 1.300 trenes y hasta unos 280.000 pasajeros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.