ESA - C. CARREAU

La ESA ha encargado a la firma alemana OHB System liderar la construcción de la misión PLATO, que se lanzará en 2026 para buscar planetas rocosos en zona habitable de estrellas similares al Sol.

El acuerdo para la construcción de PLATO (PLAnetary Transits and Oscillations of stars) ha sido firmado durante el 69 Congreso Internacional de Astronáutica en Bremen, Alemania.

El contrato cubre la entrega del satélite, incluida la fase de prueba que lleva al lanzamiento, el soporte durante la campaña de lanzamiento y la fase de puesta en marcha en órbita.

“¿Existe una segunda tierra en el universo? Es una de las preguntas interesantes en astrofísica de hoy”, dijo Johann-Dietrich Wörner, Director General de la ESA. “Con nuestro satélite PLATO nos estamos centrando en planetas similares a la Tierra que orbitan hasta la zona habitable alrededor de otras estrellas que son similares a nuestro Sol. Este será un paso importante hacia la búsqueda de otra Tierra”.

La nave espacial será construida y ensamblada por OHB junto con Thales Alenia Space (Francia y el Reino Unido) y RUAG Space Switzerland; muchos Estados miembros de la ESA también participarán en la construcción de este cazador de planetas europeo.

El Centro Aeroespacial Alemán (DLR) y un consorcio de varios centros e institutos de investigación europeos proporcionarán el instrumento científico, que consta de un conjunto de 26 cámaras y unidades electrónicas, que observarán una gran parte del cielo en la búsqueda de planetas.

“PLATO es una misión de exoplanetas de próxima generación que monitoreará miles de estrellas brillantes en una gran área del cielo en busca de pequeñas caídas regulares en su brillo causada por planetas en tránsito”, dice Ana Heras, científica del proyecto Plato en la ESA.

“Dado que los planetas solo bloquean una porción diminuta de la luz irradiada por su estrella madre, esta búsqueda requiere observaciones fotométricas extremadamente precisas a largo plazo”.

PLATO no solo buscará nuevos planetas, sino que también investigará las propiedades de sus estrellas anfitrionas y determinará las masas, tamaños y edades planetarias con una precisión sin precedentes. Esto ayudará a los científicos a comprender la arquitectura de los sistemas de exoplanetas y determinar si podrían albergar mundos habitables. Además, también realizará una asteroseismología, el estudio de la actividad sísmica de las estrellas, que brindará una visión de los interiores estelares y la evolución.

La misión ampliará el trabajo de CHEOPS, el próximo observador de exoplanetas de la ESA, que se lanzará el próximo año para realizar una primera caracterización de planetas conocidos. Le seguirá Ariel, cuyo lanzamiento está programado para 2028, y observará una gran muestra diversa de exoplanetas para estudiar sus atmósferas con gran detalle.

PLATO operará desde el punto virtual ‘L2’ en el espacio, 1,5 millones de kilómetros más allá de la Tierra visto desde el Sol.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.