EP

Como si fuera un auténtico rapero del Bronx, Kiko Rivera ha regresado a España tras su paso por Nueva York. El Dj ha tenido este fin de semana su primer bolo en la ciudad de los rascacielos, el cual ha sido un éxito rotundo aunque su cara refleje todo lo contrario.

El hijo de Isabel Pantoja ha aterrizado en el aeropuerto de Madrid, pero lejos de celebrar con los medios españoles su triunfo al otro lado del charco, ha optado por el silencio más implacable. Un aterrizaje que se ha producido solo horas después de que su hermana, Isa Pantoja, concediera una de sus entrevistas más reveladoras en Sábado Deluxe, siendo posiblemente este el motivo por el que Kiko ha optado por sellar sus labios.

Al parecer a la tonadillera no le habría sentado muy bien la entrevista de su hija, en la que habla de su abuela y su tío Agustín, y Kiko ha optado por ni confirmar ni desmentir dicha información no respondiendo ni si quiera a las preguntas sobre uno de los mayores logros de su carrera.

Y aunque absolutamente mudo, Kiko ha llegado luciendo un chándal y gorra con la que intentaba camuflarse, aunque le desvelaba la maleta de mano con el llamativo estampado de Louis Vuitton y sus iniciales en grande, demostrando que no tiene nada que envidiar al mismísimo Kanye West, como ya dejó claro en su espectáculo en Nueva York.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.