CSD

La boxeadora madrileña Joana Pastrana está lista para defender este viernes en Alcobendas (Madrid) por primera vez el cinturón mundial de la IBF del peso mínimo “con uñas y dientes” frente a la tailandesa Siriporn Thaweesuk, a la que se enfrentará con “presión”, pero también “con la energía extra” que le da tanto el tener el apoyo del público como el hecho de que sus éxitos le hayan convertido en “un referente” para muchas niñas.

“Al ser actual campeona tengo presión porque alguien quiere venir a quitarte lo que es tuyo y no lo quieres perder. Antes éramos dos iguales que luchábamos por un cinturón, ahora yo soy la poseedora y tengo que defenderlo con uñas y dientes”, sentenció la boxeadora tras acudir al acto de presentación del nuevo juego de Ubisoft, Assassin’s Creed Odisey, en una entrevista para Europa Press.

El viernes tendrá enfrente a la púgil tailandesa, que tiene 40 victorias, 27 de ellas por K.O, y por ello Pastrana tiene claro que “es la rival más dura” a la que se ha enfrentado hasta el momento, pero que eso también le “sirve de motivación”. “La anterior rival era la más dura a la que me había enfrentado hasta el momento y salimos victoriosos porque llevamos a cabo un plan. Hacemos un plan para esa mujer en concreto, una rival que espero ganar el viernes y sumar un nuevo record impoluto para mi ‘BoxRec'”, agregó.

“Nervios no se tienen porque estoy tan convencida de mi trabajo en el gimnasio que lo único que se me remueve por dentro es adrenalina. Yo los nervios los llevo muy bien. Si el trabajo está bien hecho no debería haber nervios, y el día del combate lo que se tiene es adrenalina”, afirmó la púgil a solo un día de defender su título mundial en el polideportivo José Caballero de Alcobendas.

A la madrileña le ayuda muchísimo saber “quién es el rival”, porque “ya tienes su cara y es más fácil elaborar la estrategia para imaginar una y otra vez cómo puede ser el combate”. Para el combate, “la clave va a ser la estrategia”, en un boxeo donde cada vez más “la fuerza mental es lo más importante”.

“Tú puedes estar como un toro, pero si antes de subir al ‘ring’ tu mente te falla o te ves perdedor, se va al garete toda tu preparación física, porque te vacías mentalmente y ya eres menos que el rival que tienes enfrente”, comentó.

“ES MUY COMPLICADO SER BOXEADORA EN ESPAÑA”

Y un factor clave en la defensa del título será el pabellón de Alcobendas, donde Joana Pastrana ya consiguió ser campeona de Europa y conquistó el cinturón de campeona del mundo y que ha sido elegido por ella misma porque le ha traído suerte. “Donde vas a pelear influye muchísimo. Hay momentos en el combate que son críticos y el aliento del público, que coreen tu nombre, te da energía extra para pasar los asaltos de forma más liviana”, confesó.

Y es que el boxeo es un deporte que sigue generando apoyos y aficionados por todo el mundo. “La verdad que lo voy notando, pero no solo a nivel de competición sino también a nivel del gimnasio, gente que acude por entretenimiento y ‘hobby’. Espero que el apoyo no deje de crecer”, apuntó.

Pero Pastrana sigue echando en falta “a días de disputar un campeonato del mundo o revalidarlo” más visibilización para su deporte. “Me encuentro a gente que no sabía que iba a pelear, encima gente de mi alrededor, de mi entorno. Cuanto más lo visibilicemos más estará al tanto la gente y podrá acudir más al pabellón”, subrayó.

“Es muy complicado ser boxeadora en España. Yo tengo la suerte de que ‘Capitán Mani’ nos está ayudando a poder disputar los combates, ya que aporta económicamente para los combates, pero yo también como, tengo que pagar mi alquiler y me da para vivir, dedicándome, por supuesto, a lo que más me gusta, que es lo mas difícil de conseguir. Pero tampoco está remunerado como para tener una vida plena y de lujos”, confesó la campeona del mundo, remarcando lo corta que puede ser la recaudación de un combate, sobre todo en el boxeo femenino.

Además, Pastrana lucha todos los días para que la imagen distorsionada que tiene la sociedad de su deporte “cambie completamente” y no solo se fije en cómo queda el físico de un boxeador. “Yo intento no llevarme ningún golpe en la pelea. Cada vez más es un deporte de inteligentes, de estrategia y de cómo zafarse de los golpes. Acabar los dos ensangrentados no significa que haya sido mejor pelea, eso era antaño, cuando no había reglas y no se protegía al boxeador”, agregó.

“TENGO QUE SER CAMPEONA EN TODOS LOS ÁMBITOS”

Lo que está claro es que, desde que comenzó su carrera profesional en 2016, vive ahora su mejor momento, aunque no se marca ningún techo. “Mi carrera, al ser tan corta, determina que tengo mucha capacidad de mejora. Todavía no soy plena, estoy viviendo el mejor momento de mi carrera, pero hay muchas que son mejores que yo. Me quedan muchos años por mejorarme a mí misma. Hay algunas que llevan 15-20 años en esto, y yo, como profesional, llevo solo tres. He alcanzado muchos sueños, pero hay metas que todavía están”, destacó.

Además, la boxeadora española también ha vivido momentos duros, sobre todo cuando sufrió la rotura de su mano derecha, una lesión que le tuvo medio año fuera del ‘ring’. “Hay momentos en que piensas que es el final, pero la clave está en reponerse y nos hemos levantado de lo peor. Todavía tenemos mucha ‘guerra’ que dar”, confesó entusiasmada con todo lo que tiene por delante.

“Es un orgullo para mí que una niña le diga a sus padres que quiere apuntarse a boxeo porque ha visto a Joana Pastrana… Es enorme, es la leche. Que yo sea referente me da fuerza para seguir con confianza, para que en momentos de flaqueza piense que esto no lo tengo que hacer así. Si soy una campeona lo tengo que ser en todos los ámbitos, tengo que ser el referente de esas niñas. Para mí es un orgullo”, sentenció orgullosa del crecimiento del deporte femenino, algo que está sirviendo para que las niñas desde pequeñas tengan ídolos en los que fijarse.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.