Foto: Reuters

Las autoridades estadounidenses han interceptado en las últimas horas varios paquetes con material explosivo que han sido enviados a diversos políticos, incluidos el ex presidente Barack Obama y el matrimonio formado por el ex presidente Bill Clinton y la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, así como a la sede de CNN en Nueva York.

El Servicio Secreto ha informado en un comunicado de que a última hora del martes recuperó un paquete dirigido a Hillary Clinton que se envió a la casa familiar de Nueva York, mientras que a primera hora de este miércoles ha localizado un segundo paquete dirigido a la vivienda de Obama en Washington.

“Los paquetes fueron identificados inmediatamente durante los procedimientos de supervisión rutinarios del correo como potenciales artefactos explosivos y fueron tratados adecuadamente como tales” sin que ninguno de los dos llegara a su destinatario, ha dicho el Servicio Secreto.

Según la cadena MSNBC, el ex presidente Bill Clinton estaba en casa cuando el paquete fue interceptado y la ex primera dama estaba en Florida. “Estamos bien gracias a los hombres y las mujeres del Servicio Secreto”, ha dicho Hillary Clinton. “Son tiempos difíciles”, ha añadido desde Florida.

ENVÍOS A CNN Y OTROS LUGARES

La sede de Time Warner en Nueva York, que alberga el cuartel general de CNN, ha tenido que ser evacuada por la presencia de otro paquete sospechoso. La Policía ha pedido a los neoyorquinos que eviten la zona de Columbus Circle, donde se encuentra el edificio, y ha recomendado a quienes ya estén allí que busquen “refugio”.

CNN ha precisado posteriormente, citando fuentes municipales y de los cuerpos de seguridad, que el paquete estaba dirigido a John Brennan, director de la CIA con Obama, que es un invitado asiduo de la cadena de televisión y suele mostrarse muy crítico con el actual presidente, Donald Trump.

El comisario de Policía James P. O’Neill ha informado en la rueda de prensa que ha ofrecido junto al alcalde y al gobernador de Nueva York, Bill de Blasio y Andrew Cuomo, respectivamente, de que el paquete contenía un artefacto explosivo y un sobre con un polvo blanco.

El presidente de CNN, Jeff Zucker, ha indicado que las instalaciones de Time Warner seguirán precintadas hasta que las autoridades determinen qué es el polvo blanco y concluyan que el lugar es seguro. “Entretanto, el personal seguirá trabajando desde hoteles y restaurantes cercanos, así como otros lugares”, ha contado.

Cuomo ha revelado en la rueda de prensa que también ha llegado un paquete sospechoso a su oficina. Una fuente de la Policía de Nueva York ha dicho a CNN que, según las primeras pesquisas, este envío sería seguro. Al parecer, solo contiene documentos.

Asimismo, la oficina de la representante demócrata Debbie Wasserman Schultz en Florida ha recibido un paquete sospechoso y ha tenido que ser evacuada. CNN ha indicado que el paquete estaba destinado a Eric Holder, fiscal general con Obama.

Los investigadores federales han informado de que están tratando de localizar un paquete sospechoso que creen que iba dirigido al exvicepresidente Joe Biden, según la agencia de noticias Reuters.

La portavoz de la senadora demócrata Kamala Harris ha anunciado en Twitter que su oficina de California ha tenido que ser evacuada igualmente tras encontrar varios paquetes sospechosos alrededor del edificio. “No estaban dirigidos a la senadora ni a nuestra oficina”, ha dicho Lily Adams.

Un tercer congresista, la demócrata Maxine Waters, ha recibido un paquete sospechoso pero en su caso ha llegado a su despacho en el Capitolio, según fuentes citadas por ABC News. El FBI ha confirmado que los paquetes enviados a Waters eran similares a los interceptados anteriormente.

El multimillonario George Soros ya recibió el pasado lunes un paquete sospechoso. “No nos sorprendería que se hubieran enviado más”, ha admitido el gobernador de Nueva York en declaraciones a los medios de comunicación.

El Servicio Secreto ha anunciado el inicio de “una investigación criminal de gran alcance que implicará todos los recursos federales, estatales y locales disponibles para determinar la fuente de los paquetes e identificar a los responsables”.

“UN ACTO DE TERROR”

El alcalde de Nueva York no ha dudado en calificar los hechos como “un acto de terror”. “Lo que hemos visto hoy ha sido un esfuerzo por aterrorizar. Es claramente un acto de terror para socavar la libertad de prensa y de nuestros líderes”, ha denunciado De Blasio.

Cuomo, por su parte, ha pedido a los neoyorquinos no caer en el miedo. “Es un momento para ser quienes somos. El terrorismo solo funciona su le dejamos trabajar. No permitiremos que estos terroristas cambien nuestro modo de vida”, ha declarado.

La Casa Blanca también ha condenado los hechos. “Condenamos el intento de ataques violentos realizado recientemente contra el presidente Obama, el presidente Clinton, la secretaria Clinton y otras figuras públicas”, ha reaccionado la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

“Estos actos intimidatorios son despreciables y quien quiera que sea responsable de ellos rendirá cuentas”, ha añadido Sanders, asegurando que tanto el Servicio Secreto como otras agencias de seguridad “están investigando y emprenderán todas las acciones adecuadas para proteger a quien quiera que se vea amenazado por estos cobardes”.

De momento, Trump se ha limitado a compartir un ‘tweet’ del vicepresidente, Mike Pence, aunque se espera que comparezca en las próximas horas. “Estas acciones cobardes son despreciables y no tienen cabida en este país”, ha escrito el ‘número dos’, celebrando la rápida intervención de las fuerzas de seguridad. “Los responsables serán llevados ante la justicia”, ha asegurado.

Las reacciones han llegado también desde el Congreso. “Un ataque contra un estadounidense, sea demócrata, republicano o independiente, es un ataque contra Estados Unidos”, ha escrito el senador republicano Marco Rubio en Twitter. “Los terroristas que están detrás de esto descubrirán pronto que (…) si intentas matar a uno de nosotros tendrás que enfrentarte a todos”, ha remachado.

UN “PATRÓN POLÍTICO”

Cuomo ha llamado la atención sobre el hecho de que los paquetes han sido enviados a políticos demócratas. “Esto parece un patrón político”, ha apuntado.

El gobernador neoyorquino ha asociado estos envíos con la crispación política en Estados Unidos, de la que ha culpado a Trump.

Interrogado por la prensa sobre si tiene algún mensaje para el presidente, ha contestado: “Que baje el tono”. “Quiero reducir la tensión, quiero reducir el rencor”, ha añadido.

La temperatura política se ha disparado a medida que se acercan las ‘midterm’. El 6 de noviembre los republicanos se juegan su hegemonía en las dos cámaras del Congreso en unas elecciones parlamentarias que servirán además para medir la popularidad de Trump en el ecuador de su mandato.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.