Foto: Reuters

El piloto inglés Lewis Hamilton (Mercedes) conquistó este domingo el Mundial de Fórmula 1 tras su cuarto puesto en el Gran Premio de México, su quinto título y el segundo consecutivo tras el que celebró el año pasado también en el Autódromo Hermanos Rodríguez, una carrera aciaga para los españoles, con los abandonos de Fernando Alonso (McLaren) y Carlos Sainz (Renault).

Hamilton igualó a Juan Manuel Fangio para quedarse a dos del más grande, Michael Schumacher (7), en la segunda victoria seguida de Max Verstappen (Red Bull) en México. El holandés tuvo una carrera plácida y sólida, a pesar del miedo final a quedarse sin motor viendo el abandono de su compañero Daniel Ricciardo a 10 vueltas, en un podio que completaron los Ferrari de Sebastian Vettel y Kimi Raikkonen.

México se convirtió en una lucha contra la degradación de los neumáticos. Como le ocurrió ya desde el viernes, Hamitlon fue de los que más sufrió, junto al otro Mercedes de Valtteri Bottas. Al inglés le bastaba con ser séptimo y no puso en peligro el título a falta de dos carreras, con los Red Bull haciendo imposible el milagro de Vettel. Ferrari eso sí, recortó algo con Mercedes en el Mundial de Constructores, para quedarse a 55 puntos.

La temida altitud mexicana y los neumáticos dieron mucho trabajo en los ‘boxes’. La salida dejó una bonita batalla entre los ‘gallos’, con Ricciardo perdiendo su posición de privilegio, y Verstappen tomando el mando. Carlos Sainz también se lució poniéndose sexto, pero pronto Red Bull, Ferrari y Mercedes se pusieron a rodar en cabeza en un trenecito de intereses.

Hamilton tardó poco en darse cuenta de sus problemas con la vida de sus neumáticos, con lo que le tocó dejar escapar al holandés y pensar en la estrategia para ser campeón sin ganar la carrera. El inglés paró y con él todos. Ni los híper ni los ultra, el trazado americano se fue comiendo todas las gomas. Tampoco pudo entrar el británico a pelearse con los Ferrari.

Vettel y Kimi pasaron a los Mercedes, pero con los Red Bull la historia sería distinta. La salida de un par de coches virtuales de seguridad comprimía la cabeza, pero sin cambios hasta que Ricciardo sufrió el octavo abandono de la temporada. Verstappen aflojó con miedo a ver detenerse su Red Bull pero sentenció la quinta victoria de su carrera, por delante de los Ferrari, y con Hamilton con la celebración mayor bien cerca del muro en la bandera a cuadros.

Para Fernando Alonso fue una pesadilla más para la colección. Con un punto en las últimas siete carreras, el de McLaren duró este domingo cuatro vueltas. El doble campeón del mundo tuvo la mala suerte de atropellar un trozo del accidentado Force India de Esteban Ocon en la salida. Alonso salió por fuera, evitó los golpes de otros días, pero dañó su monoplaza para verse obligado a detener el motor poco después.

A Carlos Sainz tampoco le fue bien. El madrileño fue uno de los protagonistas de la salida y marchó en la batalla con su compañero Nico Hülkenberg hasta que a mitad de carrera se le apagó el coche. Un golpe duro para el de Renault, que afronta ahora dos carreras más complicadas para su monoplaza como son Brasil y Abu Dabi.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.