El cuerpo de Arthur, el menor que llevaba desaparecido desde el pasado martes en las inundaciones en Mallorca, se ha encontrado en un punto que aún no se había revisado en los márgenes del torrente.

Así lo ha anunciado un portavoz de la Guardia Civil en una rueda de prensa desde el puesto de mando habilitado en Sant Llorenç des Cardassar.
Según ha indicado la Guardia Civil, el cadáver estaba en un tramo del torrente “considerado zona crítica”, cientos de metros más abajo del punto en el que la madre del menor, también fallecida, pudo sacar de su coche a su hermana -también menor de edad- con la ayuda de un ciclista antes de que la corriente arrastrara al vehículo el pasado martes.

El cuerpo estaba cubierto de barrio y restos vegetales y ha sido encontrado hacia las 12.20 horas por un operario de una pala excavadora que estaba trabajando moviendo restos. El hombre ha llamado inmediatamente al 112.
Por su parte, el director técnico de operaciones del dispositivo, Joan Pol, ha agradecido la aportación de profesionales del mundo científico que han contribuido a encontrar al menor.

Según ha explicado el máximo responsable del operativo, esta ayuda ha sido fundamental porque consiguió replantear las zonas de búsqueda. De hecho, esta mañana un geólogo ha reconocido la zona “a 20 metros de donde se ha encontrado el cuerpo”.

Un rastreo de la procedencia de bicicletas, muebles, vehículos y otros objetos que la riada se llevó del pueblo permitió realizar una reconstrucción de los flujos del agua, que confirmaban la zona correcta.

Además, Pol ha destacado que el operario que ha encontrado al menor ha detenido la máquina y dado el aviso enseguida.

BRIGADAS LIGERAS TRABAJARÁN DESDE EL JUEVES PARA RETIRAR SEDIMENTOS Y RESIDUOS

El operativo especial desplegado en la zona afectada por las inundaciones en Mallorca trabajará este jueves con brigadas ligeras sobre el terreno para retirar sedimento y acumulaciones de residuos que puedan suponer un obstáculo para el flujo del agua, en el caso de que vuelvan a producirse fuertes lluvias.

Así lo ha explicado el director técnico de operaciones del dispositivo, Joan Pol, en declaraciones a los medios desde el puesto de mando habilitado en Sant Llorenç.
Según ha indicado, actualmente los efectivos trabajan “a contrarreloj” para que el movimiento de tierras efectuado para la búsqueda del último desaparecido no afecte a la dinámica del agua, en previsión de nuevas lluvias en la zona.

El objetivo es, según Pol, “garantizar a la población” que si vuelve a producirse un episodio similar al de la semana pasada y el torrente vuelve a tener carga, no haya consecuencias graves.

El responsable del dispositivo ha incidido en que el acopio de material es tal que suma más de un metro y medio sobre el lecho del torrente, lo que supone “cientos de toneladas” que se deben retirar. Si no es posible hacerlo, se compactan “para que el agua corra rápido”.
Con todo, Pol ha matizado que a pesar de los trabajos del operativo, “el riesgo cero” no existe y la zona sigue siendo “inundable”.

Además, Pol ha informado de que hay cuatro puentes bloqueados o destruidos en la zona de Sant Llorenç que este jueves quedarán limpios.

Pol también ha aclarado que los trabajos de limpieza del terreno no se han acabado en estos primeros días porque lo prioritario era encontrar al niño desaparecido, pero tras el hallazgo este miércoles el objetivo del dispositivo ha cambiado.

EL VIERNES EVALUARÁN REBAJAR EL NIVEL 2 DEL INUNBAL

A partir del viernes, los servicios de emergencias evaluarán la situación para sopesar rebajar el nivel 2 de emergencia del Plan Inunbal, dependiendo de cómo se desarrollen los próximos días.

De momento, en previsión de que puedan repetirse fuertes lluvias, el nivel se mantiene para ganar agilidad si fuera necesaria una reacción rápida.
Pol ha avanzado que solicitaría este jueves la desactivación de la Unidad Militar de Emergencias (UME), algo que ya estaba previsto; pero la Guardia Civil no reducirá su presencia en la zona.

Según ha informado un portavoz de la Guardia Civil, los agentes seguirán con su labor de ayuda a la población, en la regulación del tráfico y las rutas escolares, tareas de vigilancia y asesoramiento para evitar robos a los vecinos que han visto dañadas las puertas y ventanas de sus casas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.