España fue el segundo país con la mayor tasa de paro de larga duración en la Unión Europea en 2017, de acuerdo con un informe del Instituto de Estudios Económicos (IEE) elaborado mediante datos de Eurostat.

La tasa de paro de larga duración se ha ido reduciendo gradualmente durante los últimos años en el conjunto de la Unión Europea de los 28. En 2013, el promedio de la Unión había alcanzado un máximo del 5,2% y ha ido bajando hasta llegar al 3,5% en 2017.

En este contexto, Grecia encabeza la clasificación con una tasa de paro de larga duración del 15,7%. A continuación, pero a bastante distancia, figura España. En nuestro país la cifra de desempleo de larga duración ha bajado a un 7,7% desde una tasa del 12,9% en 2013. No obstante, estamos todavía en una cifra que es más del doble que la media de la Unión y, sobre todo, muy lejana del 1,7% que registraba España en 2007.

Por su parte, Italia registra un 6,5% y Eslovaquia, un 5%. Croacia, Chipre y Portugal comparten un 4,6%, mientras que Francia llega al 4,2% y Bélgica supera levemente la media europea, con un 3,6%.

Por debajo del promedio figuran 19 de los 28 países de la Unión. Entre los que cuentan con las tasas más bajas de paro de larga duración destacan Alemania, Malta, Polonia y Dinamarca, con cifras en torno al 1,5%, pero los mejor clasificados son Suecia (1,3%), el Reino Unido (1,1%) y la República Checa (1%).

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.