El grupo BMW ha llamado a revisión 1,6 millones de vehículos con motor diésel en todo el mundo por posibles problemas con el refrigerante, que pueden provocar un incendio.

Según informó el grupo automovilístico alemán en un comunicado, los vehículos afectados, que fueron producidos entre agosto de 2010 y agosto de 2017, pueden experimentar un escape del líquido refrigerante y que, en casos “extremadamente raros”, producirse un incendio.

BMW ha decidido llevar a cabo una campaña técnica para verificar el funcionamiento de la válvula EGR del vehículo y reemplazar cualquier componente defectuoso en los vehículos diésel potencialmente afectados. Además, será el propio fabricante el que se pongan en contacto con los clientes de los vehículos involucrados.

La corporación germana ya llamó a revisión 480.000 vehículos a mediados de agosto en Europa y Asia por este mismo motivo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.