La campaña contra el intrusismo llevada a cabo por el Govern este verano en el aeropuerto de Palma ha contabilizado un total de 656 sanciones por un valor de 300.948 euros.

Según ha detallado en una nota informativa la Conselleria de Territorio, Energía y Movilidad, el Plan ha incluido controles en taxis, vehículo de alquiler con conductor (VTC) y transporte discrecional, y se ha realizado con la colaboración de la Guardia Civil de Tráfico y AENA.

Este año, además, se ha llevado a cabo un control documental de las empresas sancionadas ‘in situ’, de manera que se han podido detectar muchas infracciones en cuestiones vinculadas a la contratación y facturación de determinados servicios.

Entre otras novedades, en el Plan de esta temporada 2018 se han utilizado inspectores de paisano como forma de detectar la captación irregular de clientes y el decreto autonómico ha permitido sancionar VTC que superaban el tiempo de trabajo autorizado fuera de su comunidad.

El conseller de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons, ha indicado que en total se han realizado controles a 342 vehículos, lo que ha supuesto la apertura de 59 boletines de inspección.

Además, a través de los requerimientos de documentación se ha abierto un total de 597 actas de infracción, lo que hace un total de 656 infracciones detectadas.

El montante económico de las sanciones impuestas ha llegado a 300.948 euros (53.57.95 en boletines de sanción, y 242.997 en actas). En 2017, se controlaron 412 vehículos y se impusieron 48 sanciones por valor de 79.580 euros.

La tipología de las irregularidades detectadas encaja en los objetivos de irregularidades específicas que la campaña tenía como finalidad detectar, como por ejemplo la captación fraudulenta de clientes o el incumplimiento por parte de los VTC de las exigencias legalmente establecidas.

Del total de sanciones impuestas este año, 618 corresponden a vehículos discrecionales; 22, a VTC, y 16, a taxis.

En el caso de los vehículos discrecionales, responde al control de documentación que se ha llevado a cabo, la mayor parte correspondiente a irregularidades en anotaciones en el libro de ruta y facturación. De ellas, 13 corresponden a la captación irregular de clientes.

Respecto a los VTC, de las 22 infracciones, cuatro han sido por vehículos sin la pertinente autorización; siete por vehículos deslocalizados sin acreditar el tiempo máximo de permanencia y siete más por vehículos deslocalizados que superan el plazo máximo; dos más por vehículos que no exhibían el distintivo obligatorio; una para un conductor sin relación laboral y una más por transporte de mercancías sin autorización.

En cuanto a los taxis, nueve infracciones corresponden a taxis de Palma, y siete a taxis de la part forana, por diferentes cuestiones (incumplimiento tarifario, no rellenar libros de contratos, no exhibir tabla de precios, etc.). Además, en uno de los casos ha sido por un vehículo sin autorización.

Por su parte, los agentes de incógnito han acreditado 14 infracciones (trece por captación ilegal y una por venta por plaza), que corresponden a 14.000 euros de multa.

Igualmente, se ha podido comprobar también que las empresas de minibús que realizan captación no hacen anotaciones en el libro de ruta o no facturan correctamente los viajes. Ello ha provocado actas por un total de 238.996 euros a ocho de estas empresas que se dedican a captar clientes sin contratación previa en el aeropuerto.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.