La Dirección General de Arquitectura del Govern coordina con un equipo de 36 profesionales, entre funcionarios y voluntarios, la inspección de las 300 viviendas afectadas por la torrentada que tuvo lugar la semana pasada en la zona del Llevant de Mallorca.

Ante los medios de comunicación, el director general de Emergencias, Pere Perelló, ha explicado que “se está yendo casa por casa para ver qué medidas correctoras deben tomarse”.

El equipo está comenzando por los casos más urgentes y evaluará los daños estructurales que hayan podido sufrir y determinarán qué actuaciones necesitan, han informado desde el SEIB 112.

En concreto, en el dispositivo que se ha puesto en marcha hoy ha participado un total 16 funcionarios técnicos pertenecientes a la Dirección General de Arquitectura, el Ibavi, el Ibisec, la Dirección General de Movilidad y Transportes y del Consejo de Mallorca, además de otros 20 profesionales (arquitectos, aparejadores y peritos) voluntarios.

Desde el Govern, han informado de que, además, hay más de un centenar de profesionales dispuestos a participar en las inspecciones en los próximos días.

El conseller de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons, que se ha desplazado este miércoles a Sant Llorenç, ha agradecido a los profesionales su implicación voluntaria, “que permitirá completar antes la revisión de todas las viviendas afectados para la tranquilidad y seguridad de los vecinos “.

Durante la jornada de este martes ya se definió el ámbito de actuación y se establecieron las prioridades de orden de inspecciones – conjuntamente con los Bomberos de Mallorca- para iniciar este miércoles las inspecciones, que se están realizando en grupos de dos profesionales para visitar cada uno de los inmuebles.

Desde el Govern han detallado que aunque para la tranquilidad y seguridad de los ciudadanos se revisarán todas las casas donde hay llegado el agua, se ha empezado por los inmuebles que se encuentran en peor situación y que ya habían sido previamente identificados por los Bomberos.

En primer lugar, se ha abordado la inspección de los inmuebles más afectados que son 10 viviendas: ocho en Sant Llorenç, un en Son Carrió y otro en S’Illot. Paralelamente, por parte de los grupos de profesionales voluntarios, se han empezado a visitar otras 40 viviendas más que también están afectadas. La previsión es que en unos 10 días pueda estar completada la revisión.

Cabe destacar que se ha articulado también la ficha técnica que cada grupo rellena durante la visita de inspección, con el objetivo de que todos los datos estén protocolarizados y que dichas fichas sirvan también para las reclamaciones de ayudas tanto autonómicas como estatales. Se calcula que unos 300 viviendas pueden haberse visto afectadas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.