Foto: Reuters

El detenido por la violación y asesinato de la periodista búlgara Viktoria Marinova ha admitido que atacó a la joven en un parque, aunque ha afirmado que no recuerda nada de lo ocurrido en un parque de la ciudad de Ruse, a orillas del Danubio.

El sospechoso, Severin Krasimirov, de 21 años, fue detenido en Alemania por su presunta responsabilidad con el crimen. “No sé lo que ocurrió. No me acuerdo de nada. Fui allí y le pegué, se cayó. Quise irme pero me agarró”, ha relatado Krasimirov ante los periodistas en el tribunal.

“Sí, soy culpable, lo siento. No puedo creer lo que he hecho”, ha añadido el detenido con la voz entrecortada, al ser interrogado por los periodistas sobre si reconocería ante el juez su culpabilidad en un crimen que ha conmocionado a Bulgaria.

Un fiscal ha aclarado posteriormente a Reuters que por ahora no se le ha pedido que se declare culpable o inocente. En caso de ser condenado, Krasimirov se arriesga a una cadena perpetua.

El ministro del Interior búlgaro, Mladen Marinov, ha asegurado que, además de las muestra de ADN, también se han recabado otras pruebas que confirman la culpabilidad del sospechoso.

Las autoridades, no obstante, han descartado ‘a priori’ que la violación y el asesinato de Marinova, de 30 años, estuviese relacionado con la labor de investigación de la periodista, que trabajaba para una cadena de televisión regional.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.