El Consell de Mallorca ha celebrado los ’30 años recuperando el oficio de ‘marger’ en Mallorca’ en la Finca de Raixa, escenario de un acto que conmemora que en el año 1988 la institución insular decidiera asumir la escuela de ‘margers’ para profesionalizar el trabajo y, así, evitar su desaparición.

Según el comunicado del Consell, durante la celebración se ha homenajeado a “muchas personas” que “han formado parte de este proceso”. El presidente de la institución, Miquel Ensenyat y la consellera de Medio Ambiente, Sandra Espeja, han sido los encargados de entregar una placa conmemorativa de hierro y piedra a todos los ‘margers’ del Consell, a los técnicos de la Unidad de ‘Pedra en sec i Senderisme’ y a los primeros profesores ‘margers’.

Duranto el acto, Ensenyat ha destacado que “la piedra seca es un museo en el aire libre que pasa de generación en generación para convertirse en un elemento definitorio de la identidad visual de Mallorca”, y ha añadido que “el objetivo es conseguir el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad”.

Por su parte, Espeja ha agradecido a todos la implicación con el oficio y la técnica constructiva de la piedra seca, y ha asegurado que “se seguirá trabajando para conseguir, lo antes posible, que los ‘margers’ obtengan una calificación profesional que les permita abrir una nueva escuela”.

En total, más de 200 personas han participado en esta celebración con reencuentros y “momentos emotivos”, según señalan, y en la que a lo largo del acto se ha proyectado un documental donde se explica la historia de los ‘margers’ y de su relación con el Consell durante los últimos 30 años.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.