Foto: Reuters

La Casa Blanca ha condenado “la implicación del régimen de (Nicolás) Maduro” en la muerte del concejal opositor venezolano Fernando Albán, que el pasado sábado cayó al vacío mientras se encontraba bajo custodia de las autoridades en un edificio del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN).

Albán había sido detenido tres días antes, poco después de regresar a Venezuela desde Estados Unidos, donde había participado en foros organizados con motivo de la Asamblea General de Naciones Unidas. Según la Casa Blanca, “habló al mundo de la importancia de devolver la democracia al pueblo de Venezuela”.

La oficina del presidente, Donald Trump, ha recordado que Albán murió “estando bajo custodia” de los servicios de Inteligencia venezolanos, que investigan la supuesta implicación del concejal en el intento de ataque con drones perpetrado contra Maduro el pasado agosto.

“La Administración Trump seguirá aumentando la presión sobre el régimen de Maduro y sus aliados hasta que se restaure la democracia en Venezuela”, ha advertido la Casa Blanca, que ha reclamado la liberación “inmediata” de “todos los presos políticos” y la adopción de medidas “directas y creíbles” para prevenir “más sufrimiento”.

La tesis que esgrime el Gobierno de Nicolás Maduro para explicar la muerte de Albán es la del suicidio. Sin embargo, la oposición y el abogado del concejal han puesto en duda la versión oficial y han reclamado una investigación del caso, como también han hecho varios países europeos, entre ellos España.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.