PRESIDENCIA DE COLOMBIA

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha instado al Ejecutivo de Pedro Sánchez a apoyar la iniciativa para juzgar al “dictador” venezolano, Nicolás Maduro, ante el Tribunal Penal Internacional (TPI), al considerar “absolutamente contraproducente” cualquier plan para reactivar el diálogo político en el país sudamericano.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, confirmó la semana pasada que el Gobierno no se sumará a la denuncia anunciada por seis países contra Maduro, tal como han reclamado PP y Ciudadanos, entre otras razones porque considera que es necesario dejar actuar a la Fiscalía del TPI y hay un “problema de oportunidad”.

Aznar se ha referido al tema desde Bogotá, donde se ha visto con el presidente colombiano, Iván Duque, uno de los impulsores de una iniciativa que espera sea “acompañada por otras democracias en el mundo, no solamente en Latinoamérica”. “Me gustaría mucho que la posición del Gobierno español fuese también la de enviar al dictador Maduro a la Corte Penal Internacional”, ha señalado en una comparecencia ante los medios.

“Creo que la posición correcta debe ir acompañada por todas aquellas medidas que sirvan para intentar rescatar la democracia” en Venezuela, ha añadido Aznar, que ha tachado de “brutal” y “tremenda” la “catástrofe” humanitaria que atraviesa el país sudamericano. Para el expresidente, la crisis venezolana “no se soluciona con ningún tipo de diálogo político absolutamente contraproducente”.

Asimismo, ha considerado que Venezuela es el ejemplo práctico de “a qué conducen la práctica de algunas políticas que solamente significan la ruina, la destrucción, el empobrecimiento y el exilio”.

RESPALDO A COLOMBIA

Aznar ha aplaudido la “ejemplar solidaridad” de Colombia con los venezolanos que abandonan su país, al tiempo que ha respaldado la “absolutamente correcta” visión de Duque en relación a las conversaciones con las distintas guerrillas y a la implementación de los acuerdos de paz.

Así, ambos dirigentes han coincidido en que es necesario actuar con “tolerancia cero” frente a los reincidentes que no acaten las normas, lo que pasa también por poner en suspenso cualquier acercamiento con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

El mandatario colombiano ha insistido en que el ELN tendrá “toda la disposición” del Gobierno para conversar, pero ha insistido en que solo se dará este paso “si liberan a todos los secuestrados y ponen fin a todas las actividades criminales”. Duque ha recordado que, durante los 17 meses de conversaciones con el anterior Gobierno, se produjeron “más de 370 actos criminales”.

“El Estado no puede renunciar a su deber legítimo de proteger la honra y vida de los colombianos”, ha añadido Duque, que ha agradecido al “amigo” Aznar el apoyo que siempre ha brindado a sus posicionamientos políticos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.