Foto: Reuters

El Gobierno de Austria ha anunciado que seguirá los pasos de Estados Unidos y Hungría y no se sumará al Pacto Global sobre Migración, al considerar que este acuerdo impulsado por la ONU no establece una línea clara entre migraciones legales e “ilegales”.

El pacto fue aprobado en julio por 192 de los 193 Estados miembros de Naciones Unidas, con la única excepción de Estados Unidos. El Ejecutivo húngaro ya anunció que no suscribirá el acuerdo –no vinculante– en la ceremonia que acogerá Marruecos en diciembre y Polonia ha expresado también sus reticencias.

“Austria no se unirá al pacto de la ONU sobre migración”, ha anunciado el canciller austriaco, Sebastian Kurz, en un comunicado en el que ha reiterado sus suspicacias por “algunos puntos” del texto, como “mezclar la búsqueda de protección con la migración por motivos laborales”.

Kurz, que comparte Gobierno con la ultraderecha, ha sido una de las voces más críticas dentro de la UE en materia de política migratoria y entre las promesas con las que llegó al poder el año pasado figura que no permitirá un nuevo flujo de migrantes y refugiados como el que vivió Europa en el año 2015.

De esta forma, Austria no enviará ninguna delegación a la ceremonia de Marruecos y se abstendrá en una votación que tendrá lugar en 2019 en la Asamblea General de Naciones Unidas, según un primer borrador de la decisión que será refrendado por el Gobierno de Kurz.

“La opinión del Gobierno es que de este pacto no puede surgir un derecho humano a la migración”, reza el borrador de la iniciativa, en el que se advierte de que “la soberanía de Austria debe ser preservada en todo momento”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.