Foto: Reuters

El fallecimiento de uno de los heridos ha elevado a 21 el balance de víctimas motales por la masacre perpetrada el miércoles en un instituto de la ciudad crimea de Kerch, donde un estudiante detonó una bomba casera y disparó con una escopeta antes de suicidarse

El Ministerio de Sanidad ruso ha actualizado el balance en un comunicado difundido este jueves, según la agencia de noticias Sputnik. En total, más de 40 personas habían resultado heridas en el ataque, cuyas circunstancias aún se investigan.

El Comité de Investigación ruso examinó en un primer momento el ataque como un posible atentado terrorista, si bien ahora ha retirado esta catalogación para considerarlo formalmente un “asesinato de dos o más personas”. Las autoridades desconocen por ahora las motivaciones del atacante, identificado como Vladislav Rosliakov, de 18 años.

Según fuentes de los servicios de emergencia de Crimea, Rosliakov obtuvo el permiso de armas hace un mes de forma legal, después de cumplir la mayoría de edad y pasar todos los exámenes. La defensora de Derechos Humanos de la península, Ludmila Lubina, ha explicado a Sputnik que desconocen de dónde sacó el dinero para comprar la escopeta.

También investigan la huella dejada por el presunto autor en Internet, aunque Rosliakov borró “de manera profesional” todos los datos privados de su ordenador, según Lubina.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.