Un individuo ha sido detenido esta madrugada tras apuñalar a un compañero de piso que no ha podido entregarle diez euros para pagar el taxi.

Los hechos han ocurrido poco después de las seis en el primer piso de un inmueble situado en la calle Fra Lluis Jaume Vallespir cuando el agresor (de nacionalidad ecuatoriana) ha llegado de fiesta en taxi y se ha dado cuenta de que le faltaban diez euros para poder pagar la carrera.

El hombre ha subido entonces al piso y le ha pedido el dinero a la persona con quien convive y a quien le tiene alquilada una habitación (un uruguayo de 60 años) y que, al parecer, le debía 60 euros en concepto de alquiler de la habitación.

Este, sin embargo, le ha explicado que no tenía dinero y que, de hecho, habían acordado que tenía de plazo para pagar esa deuda hasta el día diez. En ese momento, el agresor ha sacado una navaja y se la ha clavado en el pecho.

La víctima ha podido huir y ha llegado hasta un hotel cercano donde ha solicitado ayuda. El conserje ha llamado de inmediato a los Servicios de Emergencia y hasta el lugar se han desplazado dos patrullas de la Policía Nacional, dos de la Policía Local y una ambulancia.

Tras explicar lo ocurrido, y mientras era atendido de sus heridas, los agentes se han dirigido a la vivienda indicada por el hombre donde han comprobado que en el piso donde había ocurrido la agresión, la música sonaba a todo volumen.

Sin embargo, los policías se han encontrado con la puerta de entrada a la comunidad cerrada y conque no había portero automático por lo que han comenzado a estudiar la manera de superar esta primera barrera y, en eso estaban, cuando el agresor se ha asomado a una ventana y ha preguntado: “¿Por qué me golpeáis la puerta?”.

Los agentes le han explicado que tenían que hablar con él y le han pedido que bajara a abrirles. Tras unos minutos de conversación, y con mucha reticencia por parte del agresor, este ha obedecido aunque cuando ha abierto, apenas ha dejado un resquicio por el que se asomaba y preguntaba qué querían.

La conversación se ha prolongado así varios minutos más y en varias ocasiones se ha solicitado al hombre que saliera al exterior, a lo que este se ha negado una y otra vez.  Finalmente, cuando uno de los policías ha intentado agarrarle de la mano, el individuo ha querido cerrar la puerta pero los policías han reaccionado con rapidez y en apenas unos segundos lo han derribado y le han engrilletado.

El herido, por su parte, ha sido trasladado hasta el hospital de Son Espases aunque no se teme por su vida pues la puñalada no ha alcanzado ningún órgano vital.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.