La comisión del impulso de turismo sostenible ha aprobado este miércoles los proyectos que serán financiados con la recaudación del impuesto turístico en el Plan Anual 2018, por un importe de más de 110 millones de euros, de los que 26,2 millones se destinarán a adquisición de inmuebles para alquiler social y nuevas promociones de viviendas protegidas.

La propuesta ha sido aprobada con la abstención de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB) y el voto en contra de ARCA y el GOB. De los 110 millones, 41 millones corresponden a plurianuales -proyectos de años anteriores que se asumen en el plan de 2018- y 69 millones son proyectos nuevos.

En declaraciones a los medios, la vicepresidenta y consellera de Innovación, Investigación y Turismo, Bel Busquets, ha defendido que los fondos del impuesto se destinen a vivienda porque “el turismo tiene una huella social”.

Ante las críticas del GOB, la consellera ha defendido que el plan cumple la ley porque la norma “tiene unos objetivos prioritarios”, pero no “jerarquizados” por lo que entiende que destinar fondos a proyectos en materia de vivienda contribuye a la “sostenibilidad social” y a “revertir la huella” del turismo.

172 PROMOCIONES DE VIVIENDA

El bloque de proyectos de vivienda es el de mayor importe, con 26,24 millones, de los que más de 24 millones son para promoción de viviendas protegidas. En concreto, se prevén 75 promociones en Palma, 54 en Inca, 24 en Calvià y 19 en Ibiza.

Además, en Menorca, se destinarán 1,65 millones a la adquisición del edificio Sa Tanca de Sant Lluís y 298.000 euros a la compra de una zona rústica en la Marina de S’Ermita.

PAISAJE, PATRIMONIO Y DIVERSIFICACIÓN ECONÓMICA

Al bloque de paisaje y conservación y divulgación de espacios de relevancia ambiental se destinan 22,35 millones. El proyecto de mayor importe es de 4 millones que se destinarán a paisaje agrario en las cuatro islas; le sigue otro de 3 millones para impulsar la diversificación de cultivos en las explotaciones tradicionales sostenibles de Baleares. También destacan proyectos relacionados con el ciclo del agua.

En el bloque de rehabilitación de patrimonio cultural se reparten 5,96 millones para proyectos en Palma, Felanitx, Alcúdia, Ciutadella, Es Castell e Ibiza. El de mayor cuantía es la compra de la finca de la Tanca de Can Domènech en Alcúdia (1,21 millones), seguido de un proyecto para el parque prehistórico dels Closos (1,14 millones) en Felanitx.

A diversificación del modelo económico y el producto turístico se destinan 12,02 millones para proyectos relacionados con el ciclo del agua, fomento del empleo o mejora de alumbrado público, entre otros.

EL GOB ASEGURA QUE EL IMPUESTO NO SE DEDICA AL OBJETIVO DE LA LEY

En declaraciones a los medios, el representante del GOB en la comisión, Macià Blázquez, ha criticado que se dediquen fondos del impuesto a vivienda. El GOB -junto a ARCA- ha votado en contra de la propuesta del plan anual porque entienden que los fondos “no se dedican al objetivo prioritario de la ley, que debería ser el medio ambiente”.

“No es congruente que el dinero que se ingresa por este impuesto se dedique a edificar más”, ha lamentado Blázquez, quien también ha censurado que se incluyan proyectos para fomentar la demanda turística en invierno. “No deja de ser más demanda en un territorio que, a nuestro entender, ya está bastante saturado”, ha apuntado.

Por otro lado, el director insular de Turismo del Consell de Ibiza, Vicent Torres, se ha mostrado satisfecho por la cifra que recibirá Ibiza, que ronda los 8 millones, para “proyectos muy importantes” para la Isla. Torres ha incidido en que las carencias que sufre Ibiza en materia de agua y vivienda.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.