Foto: Reuters

El piloto español de Fórmula 1 Fernando Alonso (McLaren) mostró su frustración por vivir “una carrera corta otra vez” este domingo en el Gran Premio de México, donde tuvo “mala suerte” en la salida y se vio fuera tras apenas cuatro vueltas, al tiempo que se quedó con lo “mágico” de la cita mexicana y su afición.

“Fue una carrera corta otra vez. Uno de los trozos del Force India entró en el radiador del coche y dañó algo del sistema de refrigeración”, indicó aún en la pista el doble campeón del mundo, relatando un nuevo domingo para olvidar.

El asturiano salía duodécimo, pero en los choques de las primeras curvas salió por fuera y pasó por encima de un trozo de alerón que le terminó costando el abandono. “Ha roto algo dentro y no podíamos continuar. Un poco de mala suerte, de todos los trozos volando que hay en las primeras curvas, que uno quepa en el hueco del radiador que es como una caja de zapatos ya es casualidad”, afirmó.

“Ya no se puede hacer nada, es lo que hay en las salidas”, explicó un Alonso que solo ha sumado un punto en las últimas siete carreras y que se marchó con el ánimo de la afición mexicana antes de encarar los últimos dos GP de su despedida de la Fórmula 1.

“Abandonar nunca es buen sabor de boca pero el día hubiese acabado con un octavo, décimo o duodécimo puestos y la emoción más grande me la iba a llevar del cariño de la gente. Estoy un poco triste pero el resumen final del día será distinto. Ha sido un día mágico”, zanjó.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.