EP

Durante la presentación de su libro La tinta de mis ojos, la cantante Aitana Ocaña reconocía lo difícil que es gestionar para una persona tan joven, y no tan joven, la repentina y gran popularidad que ha obtenido gracias a su paso por la edición del año pasado de Operación Triunfo.

Como ella misma explicaba durante la rueda de prensa de presentación, en el libro se recogen los sentimientos y emociones que ha vivido antes, durante y que sigue viviendo después de su paso por OT 2017 y reconocía que “muchas veces no he confiado en mi misma y me cuesta. Está el creer que puedes alcanzar lo que has soñado y el sentirlo, que de repente te viene muy de golpe”.

Algo que no ha ayudado a la adaptación de Aitana a su nueva vida es que, desde que saliera de La Academina, la artista se ha tenido que enfrentar en demasiadas ocasiones a las críticas por su físico a través de las redes sociales de usuarios que insinúan que padece anorexia. La cantante ponía de ejemplo la famosa foto que subió en bikini durante el pasado verano y que, al recibir tantas críticas y comentarios, se vio obligada a borrar. “Tenemos que amarnos y respetarnos siempre y cuando estemos sanos”, pedía a sus críticos respeto.

La cantante explicaba que no entiende porqué se tiene que juzgar de esa manera a una persona y se la acuse de padecer un trastorno tan grave por el simple hecho de ser delgada, “no saben lo que yo he podido pasar de pequeña, que no fue esto (la anorexia), pero yo siempre he sido delgada y me frustraba. La anorexia es un trastorno alimenticio muy importante, no se puede jugar con ello en cuanto a ir diciéndolo por ahí a la ligera”.

Finalmente, asumía que el convertirse en un personaje público, lleva consigo que se mida cada paso que da en público y que algunas personas la puedan considerar un referente, no por su música, si no por lo que haga y lo que publique en sus redes y reconoce que su error ha sido justificarse. “Estoy intentando cambiar eso. Y me cuesta, porque sé que cada uno ve las cosas de una forma distinta y a veces soy tan empática que me olvido de mí misma y me justifico por lo que la otra persona puede llegar a sentir. Es difícil, no quieres hacer daño a nadie”, añadía.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.