PHOTOGÓMEZ SPORT

El líder de La Vuelta a España, el británico Simon Yates, se mostró “muy contento” con su rendimiento tras aumentar siete segundos su ventaja al frente de la clasificación general tras la disputa de la decimosexta etapa, una contrarreloj de 32 kilómetros entre las localidades cántabras de Santillana del Mar y Torrelavega, pero desconfía de la presión que ejercen sus rivales.

“He ampliado mi ventaja, así que para mí ha sido una buena etapa. No estaba preocupado por el día de hoy porque sé que estoy mejorando poco a poco en contrarreloj. He trabajado mucho. No me asustan las cronos, y de hecho las disfruto. Ahora bien, todavía queda mucho”, avisó el corredor del Mitchelton-Scott, que tiene a Alejandro Valverde a 33 segundos y a Steven Kruijswijk, a 52.

“Tengo respeto a las próximas etapas, especialmente a este miércoles y el día de Andorra. Queda un largo camino hasta Madrid. Ahora nos esperan unos días duros. Nuestros rivales todavía están muy cerca. Sigo sin saber por qué exploté en el Giro”, añadió Yates, que confía en que no vuelva a ocurrir en la ronda española.

“Espero no tener otro día como ese, por supuesto, aunque siempre hay la posibilidad. Pero mi preparación ha sido diferente. He intentado que mi forma fuera mejorando a medida que avanzaba la carrera, porque también tengo la mirada puesta en el Mundial”, comentó.

Además, Yates recordó que las sensaciones “son muy buenas” para la semana final de competición. “A veces, la mejor defensa es el ataque. Todo depende de la situación de carrera, pero si hay la opción de ganar tiempo en los finales, debo ir a por ello”, finalizó el líder.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.