Uno de los portavoces de los vecinos de Son Banya, Alejandro Cortés, ha acusado al alcalde de Palma, Antoni Noguera, de prevaricación urbanística y de incumplimiento de contrato por los derribos de viviendas en el poblado.

Según ha manifestado a los medios de comunicado este jueves en una concentración frente al Consistorio, dicha acusación se mantendrá, al menos, hasta que tenga lugar un encuentro privado con el alcalde, que se celebrará el próximo 11 de octubre con la presencia de una abogado.

En dicha reunión, Cortés ha asegurado que reclamarán a Noguera “trabajos y casas”. “A mí si me desalojan que lo hagan, pero que me den una casa para vivir”, ha manifestado, tras criticar que se haya iniciado el desmantelamiento del poblado “sin tener las casas antes”.

En este sentido, ha indicado que hay “unas 50 o 60 familias sin casa” y, por ello, ha reclamado a Noguera “que dé explicaciones sobre las actuaciones previstas”.

Asimismo, el portavoz de los vecinos ha acusado al Ayuntamiento de Palma de “no estar cumpliendo” con las ayudas de 1.000 euros al mes prometidas por Cort. “Es papel mojado”, ha criticado.

Por su parte, uno de sus abogados ha sostenido que Cort “tiene la responsabilidad política de mirar por el interés general y por la salud pública” y ha lamentado que en Son Banya “no haya ningún tipo de subvención o ayuda”. En esta línea, ha criticado que “se estén negando ayudas a aquellos que tienen antecedentes penales”.

“Ningún gitano se puede quedar sin casa. No se puede decir que como tienes antecedentes penales te quedas en la calle. Estas personas van a venir a Palma a intentar ‘okupar’ piso o alquilar. Es un drama social”, ha declarado el representante legal de los afectado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.