Los niños pequeños que participan regularmente en conversaciones con adultos pueden tener conexiones más fuertes entre dos regiones del cerebro en desarrollo, críticas para el lenguaje, según un estudio en niños pequeños sanos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (Estados Unidos).

Este hallazgo, publicado en la revista ‘Journal of Neuroscience’, fue independiente de los ingresos y la educación de los padres, lo que sugiere que hablar con niños desde una edad temprana podría promover sus habilidades lingüísticas, independientemente de su nivel socioeconómico.

Aunque décadas de investigación han establecido una relación entre el estado socioeconómico y el desarrollo del cerebro de los niños, los detalles de esta conexión en particular no se conocían hasta el momento. Esta llamada ‘brecha de vocabulario’, junto con otras pruebas que demuestran una influencia de la exposición temprana del lenguaje a la capacidad posterior, sugiere una posible influencia de la experiencia del lenguaje en la estructura del cerebro.

En su estudio de neuroimagen con 40 niños de cuatro a seis años y sus padres con diversos antecedentes socioeconómicos, Rachel Romeo, investigadora del MIT, y sus colegas encontraron que una mayor implicación en conversaciones con adultos, medida durante un fin de semana a través de un dispositivo de grabación de audio en sus hogares, está relacionada con conexiones más fuertes entre el área de Wernicke y el área de Broca, regiones del cerebro críticas para la comprensión y producción del habla.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.