Terraferida ha presentado alegaciones al Plan Director Sectorial de Movilidad de Baleares y ha pedido al Govern que “pase de las palabras a los hechos” y actúe para evitar los colapsos en las carreteras.

Según el comunicado, Terraferida ha realizado ya unas 43 propuestas al PDSM que, aseguran, algunas de ellas se han visto reflejadas en el documento final.

Sin embargo, han manifestado que el estudio del PDSM no se corresponde con las políticas hechas en la legislatura actual. Terraferia ha afirmado que el Consell de Mallorca habría gastado más de 200 millones de euros en nuevas carreteras, autopistas o rotondas. Ante ello, las 43 propuestas y alegaciones son “para dar la vuelta a esta situación”.

Uno de los principales problemas a los que se refieren es “se hace un uso excesivo del vehículo privado”. Ante esto, creen que la línea estratégica del PDSM sería aumentar y mejorar el transporte urbano, interurbano y metropolitano en cada isla.

Uno de los un tema que plantea el nuevo PDSM y que Terraferida valora positivamente es el Tranvía del área metropolitana de Palma que conecte la ciudad con el aeropuerto y que se extienda hasta Santa Ponça.

Sin embargo, desde la entidad piden que estas inversiones “se reflejen también en los presupuestos, igual que sí salen los de las nuevas carreteras”. Asimismo, ha recordado que “el Estado no ha pagado ni un solo euro para hacer las nuevas autopistas y carreteras desde 2011 y se han hecho igualmente”.

En este sentido, Terraferida matiza que apostar por el tren “supone un ahorro para los usuarios en combustible de un 866 millones de euros” y supondrían una disminución de emisiones de CO2 “de casi 84.000 toneladas”.

Otras propuestas para el nuevo PDSM son la aprobación de la red cicloturística en cada isla, favoreciendo de este modo la intermodalidad, y medidas concretas de limitación de la entrada de coches de alquiler, como que se establezca una ‘ecotasa’.

CONTRADICCIONES EN EL MODELO

La entidad ha lamentado que el PDSM diga que “la aprobación del PDSM de Baleares no implicará ningún compromiso presupuestarios, sino previsiones de las actuaciones y futuras necesidades presupuestarias”. Terraferida añade que el presupuesto para 2019 es de 82 millones de euros y entra dentro del periodo de planificación, pero que “no tiene sentido que en el Plan no haya ninguna obligación, solo suposiciones de grandes inversiones”.

Otra de las contradicciones que aseguran es que el PDSM no cuestione los planos de carreteras aprobados por el Consell Insular, ni la planificación urbanística.

1 Comentario

  1. Es evidente que la apuesta por el transporte público resulta necesaria para desbloquear el transporte que los habitantes de las Baleares “necesitan” para poder ir a trabajar. Lógicamente toda la gente que visita nuestro archipiélago se beneficiarían de esa red de transporte público. Pero en esta cuestión no puedo estar más de acuerdo con Terraferida, menos en el tema de las bicicletas (ese es otro tema al que luego me referiré).
    La “trenificación” de las Baleares es imprescindible, yo diría que urgente. Crear una red de transporte ferroviario, me da igual que lo llamen tren de cercanías, metro o tranvía, o simplemente tren, resulta factible en un territorio pequeño como el nuestro. La movilidad que produciría, amén del consumo interior que eso no es nada desdeñable, provocaría un cambio cualitativo en la saturación de las carreteras. Casi me atrevería a decir que no harían falta hacer más, solo mantenerlas. Eso sí, salvo el 2º cinturón de Palma; porque éste resulta imprescindible aunque se apueste por el tren: no se van a ir de golpe y porrazo los coches de Palma. Pero a medio plazo y con las inversiones necesarias la movilidad ferroviaria provocaría ese cambio que he comentado.
    Caso Sóller: esta localidad cuenta con un ferrocarril desde hace más de 100 años que se usa exclusivamente para determinadas empresas. Es un tren desfasado que no sirve de nada. Se tuvo la oportunidad de cambiar esta tendencia allá por el 2001, más o menos, con el final de la concesión, para poder incorporar esa línea a la red TIB. El presidente de Balears era Antich, y no hizo nada. Y pertenecía al PSOE, un partido que teóricamente apuesta por los trabajadores. En fin, en Soller se sigue utilizando un autobús claramente insuficiente, a pesar de que se pongan las medallas del aumento de buses en horas punta. El autobús solamente es un complemento de la trenificación de las Baleares, no una solución.
    Caso Ciutadella-Maó: se está “arreglando” la carretera que las une. De hecho, el mantenimiento de esa vía es constante. No se atreven a desdoblarla, por miedo a que haya gente, ecologista o no, que se sume a las manifestaciones que seguramente habría en contra. Pero no os preocupéis, tarde o temprano la desdoblarán, aunque sea dentro de 15 años, pero si no se trenifica el trayecto seguro que los menorquines tendrán su primera autopista en breve.
    La bici, sí, es un buen sistema. Inconvenientes: el clima balear, salvo durante un par de meses, no acompaña para ir en bici, ni siquiera por Palma. Y, en cualquier caso, yo digo sí a la bici, siempre y cuando antes esté establecida una buena trenificación de Palma (en este caso sería tranvía+metro y conectado con el resto de la red ferroviaria).
    Aunque parezca tópico quienes están paralizando esa trenificación me gustaría que se dieran una vuelta por Alemania, Suiza, Holanda, etc. Ya sé que cada pais tiene su problema, pero ese creo que no lo tienen, al menos por mi propia experiancia.
    Señores: el tren es el futuro, gasta poco, ocupa poco espacio, no contamina, y cabe mucha gente. Y además aumenta el consumo de la oferta complementaria. ¿Se puede añadir algo más?.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.