RUPLY

El expresident de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont ha instado este martes al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a que aclare si reconocería el derecho de Cataluña a realizar un referéndum como el de Quebec en Canadá. “Si está diciendo eso, los dos estamos diciendo lo mismo”, ha asegurado.

También ha aseverado que “no hay un acuerdo, ni por arriba ni por abajo”, con el Ejecutivo del PSOE sobre los presos independentistas y cree “deplorables los cantos de sirena” de la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera, al hablar de indultar a los reclusos si éstos lo piden, dando por hecho que van a ser condenados. En este sentido, ha afirmado que no puede compartir el tema del indulto y ha apuntado a la absolución como “la única posibilidad de que hubiera una justicia real”.

En una entrevista concedida al programa ‘En Jake’ de ETB, recogida por Europa Press, Puigdemont se ha referido, de esta forma, a las declaraciones realizadas el pasado domingo por Sánchez en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, pusiera a Quebec como ejemplo para Cataluña de que, “desde la política, se pueden encontrar soluciones políticas para resolver los conflictos”. “Desde el respeto a la legalidad, se puede encontrar una solución para garantizar la convivencia”, añadió.

El expresident ha señalado que “ojalá hubiera ocurrido en España lo que ocurrió en Canadá”, que hubo un referéndum de autodeterminación de Quebec, que el Estado federal “consideró legal”, y se produjo “sin incidentes, se aceptó como útil democrático para poder dirimir cuestiones de mayorías y minorías, y los resultados fueron vinculantes”.

“¿Está diciendo eso señor Sánchez?, porque, si está diciendo eso, los dos estamos diciendo lo mismo: un referéndum que dependa de la voluntad política de quienes lo organizan y quienes lo permitan, y que ofrezca unos resultados que les vinculen”, ha indicado.

En esta línea, ha apuntado que, si se dice eso, es lo que ocurrió el 1 de octubre en Cataluña. Asimismo, ha recordado que la Ley de Claridad de Quebec “fue posterior a la voluntad del reconocimiento del derecho que tiene Quebec a ejercer el derecho de autodeterminación”. Por ello, ha reclamado para Cataluña “el reconocimiento del derecho del sujeto político para poder ejercer el derecho de autodeterminación”.

Carles Puigdemont ha asegurado que le propuso dos veces al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy acordar los términos de un referéndum. Tras señalar que propuso la fecha del 1 de octubre de 2017, ha indicado que se podían haber puesto de acuerdo con otra fecha “otro año”, y acordar “cuál era la participación mínima exigible y es el resultado de apoyo a una de las opciones, como pasó en el caso de Montenegro”. “Esto estaba siempre en nuestra agenda, pero no estaba nunca en la del Gobierno español”, ha precisado.

LA MÚSICA DE SÁNCHEZ

Carles Puigdemont ha apuntado que a él no le interesa “la música” de Pedro Sánchez, sino “la letra”. “La letra de Sánchez hasta ahora es la misma que la de Rajoy, han cambiado un poco las condiciones climáticas y el vocabulario, pero sigue habiendo presos políticos, la Fiscalía General continua acusándoles de rebelión y delitos por los que pueden estar 30 años de cárcel en el caso agravado, y asedio a la actividad del Gobierno catalán –si abre embajadas, advertimientos–“, ha apuntado.

En este sentido, ha subrayado que el presidente socialista quizá “ha afinado un poco más la música”, pero “la letra es la misma”. “Apoyó el 155, continúa amenazando con el 155, hay miembros del Gobierno que se dedican a decir cosas bastante graves de una ideología perfectamente democrática, como es el independentismo”, ha dicho.

No obstante, ha puntualizado que se está todavía “a tiempo de ver si la letra realmente es buena”. “Creo que el señor Sánchez tiene tiempo, pero es el momento de conocer cuál es su propuesta”, ha indicado.

A su juicio, las opciones actuales son, “o independencia o actual ‘statu quo'”. “Esto es lo que hay, y es perfectamente democrático y lícito optar por el actual ‘statu quo’. La única alternativa a la independencia es el actual ‘statu quo’. La independencia no es la única opción, es la nuestra, y podemos argumentar muy bien por qué”, ha asegurado.

En este sentido, ha explicado que en el pasado se intentó en Cataluña “lo que parece sugerir el señor Sánchez que ahora se debe hacer” porque se aprobó “un nuevo Estatuto”. “¿Es que nadie se acuerda?. Hicimos un duro trabajo de consenso en el Parlamento catalán para aprobar un texto que reunió a independentistas y no independentistas. De 135 escaños, 120 lo aprobaron. Solo 15, los del PP, se opusieron. Igual a alguien le parecerá marciano, pero no, esto ocurrió”, ha recordado.

El expresident ha asegurado que el pacto que ahora les piden, ya se hizo en el Parlamento catalán y fue aprobado en referéndum. “Por lo tanto, ya ofrecimos una alternativa. ¿Qué pasa?, que el Estado español dijo que no, que eso no es posible. Entonces, ¿de qué estamos hablando?”, ha preguntado.

Además, ha afirmado que la “base” del soberanismo en Cataluña en la actualidad “es suficientemente amplia”, y ha asegurado que “el unionismo no tiene esa solidez en la base ni esa base tan ensanchada”.

SIN ACUERDO SOBRE PRESOS

Carles Puigdemont ha rechazado que haya acuerdo, “ni por arriba ni por abajo”, entre los soberanistas y el Gobierno de España sobre los presos independentistas, y ha calificado de deplorables los cantos de sirena” como el de la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera, que aseguró ser partidaria del indulto si los reclusos lo piden. “Primero tendrán que ser condenados antes, ¿no?. ¿O ya los da por condenados?”, ha preguntado.

En esta línea, ha lamentado que una representante del Ejecutivo de un Estado de la UE, “en lugar de salir a defender la presunción de inocencia, salga a hablar desde el marco mental de la culpabilidad”. “A mí me habría gustado que en el Gobierno español alguien reivindicara un derecho básico como la presunción de inocencia, y mucho más de gente de paz, honorable, que su único delito es convocar un referéndum”, ha remarcado.

Puigdemont ha preguntado a Cunillera si los presos “ya están condenados” o ella quiere que “se les condene”. “Ahí es donde hay un error de concepto en el que no podemos entrar ni compartir. La única posibilidad de que hubiera una justicia real es la absolución”, ha apuntado.

Preguntado por si no es consciente de la dificultad de esta posibilidad, ha dicho que “no es optimista”, y ha puesto en duda “la independencia judicial” en el Estado español. A su entender, no debe haber juicio para los soberanistas catalanes porque, “si no hay ningún crimen, no tiene que haber ningún proceso”.

DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA

El expresident ha afirmado que cometió el “error” de “no haber echado adelante” con la declaración de independencia el 10 de octubre, en alusión a la jornada en la que compareció para anunciar que suspendía sus efectos, pese a asumir el “mandato del pueblo” para que Cataluña se convirtiera “en un estado independiente en forma de república”.

Por último, no ha querido revelar cuál fue el papel de mediación del lehendakari, Iñigo Urkullu, en el conflicto catalán, porque “un año es muy poco tiempo para sacar conclusiones con perspectiva histórica”. “Los análisis no los voy a hacer ahora y voy a tardar unos cuantos años en hacerlos”, ha añadido.

Asimismo, ha explicado que, “antes de que haya una sentencia o un juicio, hay que ser prudentes en todo”. “Yo hay muchas cosas que tendría ganas o, incluso, necesidad personal de explicar y no lo voy a hacer porque quiero preservar a la gente que hace frente a muchos años de cárcel”, ha concluido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.