La operación que desarrolló la Policía Local junto al Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en la Playa de Palma este pasado lunes (adelantada en primicia por Crónica Balear) se ha saldado con la intervención de unos 30.000 productos y la imputación de diez personas (no detenidas).

Se trata de un “hito importante” como ha señalado la regidora de Seguridad Ciudadana de Cort, Angélica Pastor, “y que tendrá repercusión en toda Mallorca pues se ha desarticulado una de las principales redes de distribución que actuaba no solo en la capital sino también en Calvià, Sineu, Alcudia y Manacor entre otros municipios.

De eso 30.000 productos intervenidos (de origen chino), 8.000 de ellos son falsificaciones acabadas mientras que el resto eran susceptibles de ser convertidos de inmediato (es decir, que tan solo faltaba por agregar el logo de la marca correspondiente). La marca más falsificada ha sido, una vez más, la de Mikhael Kors.

Los investigadores calculan que las mercancías habrían costado unos 600.000 euros a los falsificadores pero que el daño que podrían haber causado a las marcas, en caso de llegar a ser vendidos, habría alcanzado los 6.000.000 de euros.

Junto a estos productos, se han encontrado también dinero, móviles y sustancias estupefacientes por lo que se ha ampliado la investigación para conocer si los imputados se dedicaban a traficar con móviles robados y drogas.

En la operación, cuyas investigaciones comenzaron en junio según ha explicado el Jefe de la Policía Local, Josep Palouzié, intervinieron 51 agentes (de la Policía Local y de Aduanas) y durante la misma se procedió al registro de 5 domicilios y 3 almacenes sin que se produjera incidencia alguna.

“Los domicilios”, ha explicado Pastor, “tenían diversas funciones: en unos se guardaban las falsificaciones acabadas, en otros se procedía a hacer la falsificación y, finalmente, otros se encargaban de su distribución. En cuanto a los imputados, son todos familiares (padres e hijos) que trabajaban en equipo.

El jefe de Vigilancia Aduanera, Jesús García de Leaniz, ha explicado que el seguimiento de los canales de distribución “es muy complicado y cuando ya están dentro del territorio nacional la labor de la Policía Local es clave. En este sentido, la de Palma ha desarrollado un trabajo ejemplar”.

García de Leaniz también ha querido dejar claro que desde el departamento que él dirige “se tramitarán, junto a las marcas afectadas, las reclamaciones que deban hacerse”.

Pastor, por su parte, ha concluido que estaba “muy satisfecha por el golpe que se ha dado a la distribución de este tipo de material” ya que es el origen del problema de la venta ilegal ambulante. “En Palma”, ha continuado, “hay control de la venta ambulante pero aunque no hay una situación de descontrol, sí que resulta imposible su erradicación”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.