Foto: Reuters

Once países latinoamericanos han acordado este martes aceptar, según la legislación de cada país, los pasaportes caducados de los migrantes venezolanos que huyen de la crisis económica y que han desbordado los sistemas de atención humanitaria.

La medida forma parte de la Declaración de Quito, firmada por 11 países de la región, que participaron en un encuentro técnico para buscar soluciones conjuntas a la migración venezolana. En la reunión regional no ha participado Venezuela, pese a que fue invitada.

Los países también han exhortado al Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, a tomar medidas para la provisión oportuna de documentos de identidad y de viaje para sus ciudadanos y así evitar las dificultades que enfrentan para trasladarse.

Los delegados de Argentina, Brasil, Ecuador, Costa Rica, Colombia, Chile, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay han abordado además el acceso a servicios sociales básicos de los venezolanos, de acuerdo a la situación económica de cada país, y una lucha coordinada contra la xenofobia, así como delitos de tráfico de migrantes.

En la declaración, los países han solicitado ayuda financiera y cooperación técnica internacional para atender a miles de migrantes venezolanos .

El viceministro de Movilidad Humana de Ecuador, Santiago Chávez, ha explicado que la idea era pedir cooperación internacional a las agencias de Naciones Unidas para refugiados y migrantes y a organismos multilaterales regionales, que han participado como observadores del encuentro.

Chávez ha añadido que están trabajando para definir una cantidad de ayuda y que ésta dependerá del volumen de personas que han emigrado desde Venezuela hacia cada país de la región.

Maduro instruyó al ministro de Asuntos Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, para que “a través de notas diplomáticas se presente inmediatamente una protesta formal ante esta reunión que lo que hace es promover las campañas de xenofobia contra los venezolanos”, según ha informado a la televisión estatal la vicepresidenta del país, Delcy Rodríguez.

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello, ha señalado durante una sesión del organismo que en el documento de Quito “palabras más, palabras menos (…) terminan pidiendo plata” y que los venezolanos “se fueron por un tema personal”.

Desde este miércoles y hasta el lunes comenzarán a llegar a Venezuela vuelos desde Ecuador, Perú y Argentina con venezolanos que “de manera voluntaria decidieron repatriarse”, según ha comunicado el Ministro de Información, Jorge Rodríguez, en una declaración transmitida por la televisión estatal.

Cada vez más personas están huyendo de la crisis económica y de los problemas políticos en Venezuela, en medio de la alerta de agencias de Naciones Unidas de que el éxodo venezolano se acerca “a un momento de crisis”.

Desde 2015, más de 1,6 millones de venezolanos han abandonado el país, de los cuales un 90 por ciento se han dirigido a países sudamericanos, según datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Venezuela señaló este lunes que el flujo migratorio de sus ciudadanos es “normal” y que las versiones sobre una crisis humanitaria buscan “justificar una intervención” en el país.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.