Foto: Reuters

El tenista español Rafa Nadal salvó un duro compromiso este viernes en su tercer partido del US Open, donde necesitó de cuatro sets (5-7, 7-5, 7-6(7), 7-6(3) y más de cuatro horas para dejar atrás al ruso Karen Khachanov, quien obligó al máximo sufrimiento al número uno y defensor del título en el último ‘grande’ de la temporada.

El balear selló su pase a octavos en Nueva York, donde le espera el georgiano Nikoloz Basilashvili, en su primera sesión de día en la Arthur Ashe. Un partido al límite en el que Nadal cedió el primer set e inició su remontada con 4-5 y saque para que el ruso pusiera el 0-2 en mangas. Khachanov mandaba con su servicio y derecha.

Para añadir dramatismo, Nadal volvía a pista en el segundo parcial con un vendaje en su rodilla derecha. Señales y sensaciones que incluso despertaban un ambiente enrarecido en la Central yanqui. Cuando el español puso ese 5-5 apareció la lluvia, con un pequeño parón para cerrar la pista y Khachanov muy metido.

El joven ruso, que no había ganado nunca un set al campeón de 17 ‘grandes’, aguantó hasta el final. El de Manacor parecía noquear a su rival con el tercer set y un 3-1 en el cuarto, pero el ruso devolvió el ‘break’ con 5-4 para el español y la Arthur Ashe en pie. No estaba en el guion de una tercera ronda, sin Federer o Djokovic al otro lado, pero Nadal se llevó el partido del torneo.

El pegador ruso ya le demostró a Nadal sus armas en el reciente torneo de Toronto. El balear, campeón en Canadá, estaba prevenido pero Khachanov logró una versión intratable ni siquiera para el número uno. Al balear le falló el saque, todo lo contrario que a su rival, y no encontró su juego casi hasta el cuarto set. Además, el número 26 del mundo demostró cabeza y sangre fría para salvar los momentos delicados ya de inicio.

Rompió al primer cabeza de serie y no dudó cuando el español recuperó su saque, para volver a romper y apuntarse el set. Nadal torció el gesto y siguió echando de menos un mejor saque. El ruso siguió creciendo hasta servir para llevarse también la segunda manga, pero Nadal le bajó de la nube con dos ‘breaks’ seguidos que empataron un partido que superaba ya las dos horas.

El de Manacor tomó el mando pero no logró escaparse y dos ‘tie-breaks’ le dieron el pase a octavos. A sus 22 años, el ruso comenzó a agrietarse, mientras la roca Nadal se hacía más y más dura en un tercer parcial que ponía por delante al favorito en Nueva York. Las dobles faltas condenaron irónicamente al ruso en ese primer desempate, un golpe anímico que tardó en asimilar.

Nadal lo aprovechó para romper pronto en el cuarto set, pero con 5-4 y saque para finiquitar el calvario, se rebeló Khachanov con sus últimas fuerzas llegando a tener bola de quinto set. No lo permitió el español para superar el primer gran escollo de la semana y mantener vigente la defensa del título.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.