NASA

El crecimiento del transporte transártico y el aumento consiguiente de la emisión de azufre podrían compensar parte de la tendencia global de calentamiento en el Ártico hacia fines de siglo.

Este es el resultado de la investigación del geógrafo de Universidad de Connecticut Scott Stephenson y su equipo, publicada en Geophysical Research Letters.

Al mismo tiempo, advierten que este efecto es relativamente menor en el contexto del calentamiento global global, y que más barcos en el Ártico aumentarían el riesgo de desastres ambientales.

Al modelar los cambios en las tendencias climáticas asociadas con los aumentos en el tráfico marítimo y los subsecuentes aumentos en las emisiones, los investigadores encontraron que el transporte transártico –en auge por la retirada del hielo marino polar– compensa parte de la tendencia global de calentamiento en el Ártico hacia fines de siglo.

“Los resultados nos sorprendieron”, dice Stephenson, profesor asistente de geografía en el Colegio de Artes Liberales y Ciencias. “No sabíamos si veríamos una señal clara de calentamiento o enfriamiento, y el hecho de que vimos una clara tendencia de enfriamiento fue inesperado”.

Los científicos han sabido por un tiempo que las rutas de envío pueden afectar el clima de dos maneras diferentes, dice Stephenson. Con un aumento en las emisiones, hay un aumento en el carbono negro liberado. Este carbón negro hollín se asienta sobre superficies altamente reflectantes como la nieve y el hielo, reduciendo el reflejo de la radiación solar, lo que significa que las superficies mantienen la radiación en forma de calor.

La otra forma en que las emisiones de envío afectan el clima es a través del dióxido de azufre liberado como otro subproducto de la combustión del combustible. Sin embargo, en lugar de calentamiento, Stephenson dice que las emisiones de azufre juegan un papel en el enfriamiento al fomentar la formación de gotas de nubes y la dispersión de la luz solar entrante.

Las marcas de barco se forman cuando son muy pequeñas, las partículas en el aire emitidas en el escape de grandes barcos (y aviones) atraen moléculas de agua, actuando como ‘semillas’ (o ‘núcleos de condensación de nubes’) para las nubes. La acumulación continua de gotitas en los núcleos de condensación de las nubes forma las nubes delgadas y estriadas. “Esta es la razón por la que a menudo se ve un rastro de nubes detrás de los barcos”, dice. “Las llaman pistas de barco”.

Aunque los impactos de las emisiones se han investigado en el pasado, Stephenson dice que este estudio presenta un escenario más realista y robusto, ya que se basa en los estudios anteriores y utiliza un modelo de sistema terrestre totalmente acoplado, incluidas las emisiones proyectadas para el futuro comercio martítimo transártico desde 2006 a 2099, haciéndolo más dinámico.

El equipo también tuvo en cuenta la naturaleza cambiante del hielo marino a lo largo de las estaciones y cómo eso afectaría las rutas marítimas. Con los cambios en las rutas de envío vienen cambios en donde se depositarían las emisiones.

“Estudios anteriores han tratado más o menos las rutas de navegación del Ártico como estáticas, lo que significa que las rutas no varían con la temporada y con el crecimiento y la contracción del hielo”, dice Stephenson. “Creemos que esta es una pieza importante del rompecabezas: un modelo mejor en el que los barcos podrían atravesar el curso del siglo XXI”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.