MOTOGP.COM

El piloto español Marc Márquez (Repsol Honda) intentará aprovechar el calor de su afición para volver a la senda del triunfo y frenar el auge de unas Ducati que son ahora poderosas y que pretenden mantener su buena racha en el Gran Premio de Aragón de este fin de semana para dar emoción al Mundial de Motociclismo en la categoría de MotoGP.

Después de marcharse de vacaciones con dominio del campeonato, el actual campeón ha visto como tras el parón han aparecido las ‘Desmosedici’ en su plenitud, aunque quizá ya demasiado tarde como, salvo errores mayúsculos del ilerdense, para poder pelear por el título mundial.

Ducati ha vuelto a ser tan competitiva como en 2017 y se ha convertido en la gran dominadora actual de la parrilla después de adjudicarse los tres últimos Grandes Premios de forma consecutiva. El italiano Andrea Dovizioso se impuso en Brno (República Checa) y en el Marco Simoncelli (San Marino) y el español Jorge Lorenzo lo hizo entre medias en Spielberg. Nunca en la historia Ducati ha ganado cuatro carreras seguidas.

Pero el de Cervera, quizá más ‘favorecido’ en este escenario con la cancelación del Gran Premio de Gran Bretaña, ha sabido ser inteligente a este poderío de las motos de la fábrica Borgo Panigale y, aunque no sumado victorias, no ha fallado y ha solventado la situación con tres podios (tercero en la República Checa y segundo en Austria y San Marino).

De este modo, a falta de seis Grandes Premios, Marc Márquez sigue liderando la clasificación con cierta comodidad ya que maneja todavía un margen superior a dos carreras, 67 puntos, sobre ‘Dovi’, que se perfila de nuevo como su principal rival, ya que, aunque Valentino Rossi (Yamaha), está a tres puntos más, la ‘M1’ no parece una moto ganadora desde hace cierto tiempo.

Esta renta permite al piloto catalán ser inteligente y jugar con la calculadora en todo momento. El hexacampeón del mundo sabe que ahora ya no hay que tomar riesgos y su objetivo será continuar peleando por los podios y salir con el máximo de puntos antes de un tramo clave de la temporada, con la gira transoceánica de cuatro pruebas en cinco semanas, tres de ellas seguidas, donde los errores pueden costar aún más caro.

DUCATI ESPERA QUE EL TEST LE AYUDE

Además, Márquez acude a un circuito de MotorLand Aragón donde ha solido brillar en la categoría ‘reina’ con tres victorias en cinco visitas, entre ellas las dos últimas. Sólo no subió al podio en 2014 y 2015, víctima de dos caídas, y hasta el año pasado, la ‘pole position’ siempre había sido suya, por lo que su Honda rinde bien en el trazado aragonés, donde Dani Pedrosa, aún sin podios en su campaña de despedida, ganó en 2012.

A las Ducati no les ha ido tan bien en Alcañiz, donde sobre todo Dovizioso no tiene buenos resultados. El italiano fue tercero en 2012, pero a lomos de una Yamaha, y con la Desmosedici sólo ha podido ser quinto (2015) y tampoco nunca ha estado en la primera línea. Sin embargo, en esta ocasión es más optimista por la mejoría de su montura y por el test realizado a finales de agosto en MotorLand, que le puede ayudar a mantenerse delante.

Del mismo modo, a favor de la marca italiana está que el compañero de ‘Dovi’, Jorge Lorenzo, sí pudo subir al podio con esta moto al ser tercero el año pasado. El balear vio frenado su buen momento con su caída en el circuito Marco Simoncelli y tratará de optar de nuevo a la victoria para seguir pugnando al menos por acabar en el podio de la general al final de la temporada, actualmente con 21 puntos de desventaja sobre Rossi.

‘Il Dottore’ lo tendrá más complicado para estar en la pelea por el podio debido a la debilidad que continúa mostrando la ‘M1’ de Yamaha, que también está afectando a un Maverick Viñales que tampoco consigue situarse en los grupos principales en las carreras. La escudería japonesa sigue alargando su racha sin triunfos que data de Assen 2017.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.