Foto: Reuters

La tenista española Carla Suárez cayó eliminada del US Open, cuarto y último ‘Grand Slam’ de la temporada, tras perder este miércoles en los cuartos de final ante la estadounidense Madison Keys en dos sets (6-4, 6-3), en un partido donde no tuvo excesivas opciones y volvió a quedarse a un paso de alcanzar las semifinales en un ‘grande’.

De este modo, la jugadora grancanaria, de 30 años, no pudo continuar con su aventura en Nueva York, donde estaba rayando a gran nivel y había dejado fuera a jugadoras como la francesa Caroline Garcia y la rusa Maria Sharapova, por lo que se presentaba optimista a su duelo con una americana que se había impuesto en sus tres anteriores enfrentamientos.

En su séptima aparición en la antepenúltima ronda de un ‘Grand Slam’, la segunda en la ‘Gran Manzana’, Suárez no pudo conectar su mejor tenis y se quedó en 10 ganadores, por los 22 de Keys, finalista el año pasado en Flushing Meadows y que desde entonces está recuperando su mejor nivel. La de Las Palmas tuvo opciones en el primer set, pero tras perderlo en los compases decisivos, no logró mantener la misma igualdad en el segundo.

La tenista estadounidense no varió el guión previsto y se mostró en todo momento agresivo, aprovechando su mayor fortaleza física para imponerse al mayor tenis académico de la española, que no pudo sacar partido a los 19 errores no forzados que cometió la decimocuarta cabeza de serie del torneo en el primer set, también mostrándose demasiado errática (13).

El primer parcial resultó igualado y ambas lograron mantener sus servicios hasta los momentos claves. Suárez sólo tuvo una opción de rotura, en el quinto juego, por las dos de su rival, que, sin embargo, supo apretar y presionar cuando la canaria sacaba con 5-4 abajo en el parcial. La española salvó una primera bola de ‘break’, pero no pudo con un ‘drive’ en la segunda y se le escapó la manga.

A partir de ahí, Keys se asentó más en la pista y mejoró su juego, elevando el nivel de ‘winners’ por encima del de los errores no forzados y sin ofrecer ningún resquicio con su poderoso saque. Suárez no lo logró y sólo mantuvo el pulso hasta el sexto juego, momento en el que cedió por segunda vez su servicio, desventaja que ya no pudo recuperar pese a que tuvo una opción de rotura en el último saque del partido.

La americana la salvó ante una Suárez que se mostró molesta por la actitud del público y sacó el billete para las semifinales, donde se medirá a la japonesa Naomi Osaka, que arrolló a la ucraniana Lesia Tsurenko, aquejada de un virus, por un doble 6-1.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.