Un total de cuatro personas han acudido a las 10.00 horas de este miércoles al Juzgado de Instrucción número 2 de Palma para declarar en la causa de las falsas intoxicaciones en hoteles de Baleares, de las cuales dos son los hermanos de la supuesta líder de la organización, que han negado su implicación en la trama ilegal.

Según fuentes cercanas al caso, los dos hermanos han reiterado las afirmaciones realizadas por su hermana, la empresaria británica Laura Cameron, el pasado mes de mayo y han asegurado que ellos tenían una empresa que se limitaba a “recopilar datos” de turistas británicos para después venderlos a empresas de marketing de Reino Unido.

Asimismo, han señalado que “se les investiga por captar turistas británicos para después presentar reclamaciones falsas en su país de origen” desde 2013, cuando, según han asegurado, “la empresa solo estuvo activa entre septiembre de 2016 y mayo de 2017”.

De este modo, han insistido en que su empresa se limitaba a recoger datos de turistas británicos sobre “cualquier tipo de incidencia”, y no sobre “casos concretos de intoxicaciones en hoteles”, y han explicado que no les interesaba si los turistas reclamaban o no, porque “solo les pagaban por los datos”.

‘OPERACIÓN CLAIMS’

En septiembre de 2017 la Guardia Civil desarrolló una operativo en Mallorca –que llevó el nombre de ‘operación Claims’ para desarticular un grupo organizado presuntamente responsable de una estafa millonaria a través reclamaciones por falsas intoxicaciones alimentarias en hoteles de la Isla.

Durante la operación fueron detenidas siete personas de nacionalidad británica –los presuntos cerebros del fraude– y se practicaron ocho registros en diferentes municipios de Mallorca.

Tras pasar a disposición judicial, el Juzgado decretó libertad provisional para cinco de los siete detenidos y ordenó retirar el pasaporte a la mujer considerada líder de la trama.

Según las estimaciones de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), la cuantía de la estafa superaría los 50 millones de euros.

RECLAMACIONES POR FALSAS INTOXICACIONES ALIMENTARIAS EN MALLORCA

Según la Guardia Civil, los clientes eran captados en la calle por ‘tiqueteros’ en los alrededores de los complejos hoteleros y, presuntamente, estos les ofrecían gestionar las reclamaciones falsas y les indicaban lo que tenían que hacer cuando volvieran de sus vacaciones.

El problema surge de la modificación de la ley en Reino Unido en 2013 en cuanto al procedimiento de arbitraje de consumo, que excluía todas las reclamaciones por prestación de servicios realizados fuera de territorio británico.

De este modo, la legislación británica permitía presentar estas reclamaciones a través del touroperador hasta tres años después y como prueba basta demostrar que se adquirió un medicamento contra dolencias estomacales, por ejemplo, sin necesidad de presentar justificante o pericial médica.

A continuación los touroperadores abonaban la indemnización al consumidor y después la descontaban al hotel. Este problema no solo afecta a Baleares, sino que también se da en otras zonas de España como Canarias o Valencia.

NUEVO CAMBIO EN LA LEGISLACIÓN BRITÁNICA

Con todo, los bufetes de abogados con sede en el Reino Unido ya no pueden facturar honorarios “excepcionalmente elevados” por demandas por enfermedad en destinos extranjeros con el fin de luchar contra las falsas intoxicaciones.

Así lo decidió en mayo el Ministerio de Justicia británico, como medida para evitar las demandas por falsa enfermedad “que han costado a los hoteles españoles millones de euros en los últimos años”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.