La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha afirmado que el Gobierno de Mariano Rajoy dejó a España “muy comprometida y mala mal” internacionalmente, citando entre otros ejemplos el contratos de bombas compradas por Arabia Saudí para su guerra con Yemen, y el PP ha replicado tachándola de “ministra boba” y de ser “un peligro para los españoles”.

Por segunda semana consecutiva, el Grupo Popular ha vuelto a preguntar a la ministra por la rectificación del contrato de las bombas para Arabia Saudí que en su día autorizó el PP y que Robles quiso suspender, aunque al final el Gobierno socialista lo acabó aceptando para evitar que el país del Golfo Pérsico tomara represalias con otros contratos millonarios.

La diputada María José García Pelayo ha asegurado que tras este episodio la ministra ha sido “desautorizada” por el presidente Pedro Sánchez, que la ha dejado como “una ministra boba, políticamente hablando”, y como “una auténtica irresponsable” que no mide las consecuencias de sus decisiones”.

EL GOBIERNO, CONTAMINADO

A su juicio, la ministra es “un peligro para los españoles”: “Usted ha quedado desprestigiado como ministra y ha contaminado a su Gobierno, al país y a Navantia –ha dicho–. Pida disculpas”.

Robles ha contestado que, “a diferencia” de sus antecesores, ella tiene “carrera profesional” en la judicatura, mientras que otros utilizaban su ministerio para “hacer una carrera empresarial y políticas”, algo que achaca a María Dolores de Cospedal, que en su opinión se fue de Defensa “a la fuga” para competir con Pablo Casado en el PP aunque al final no le saliese “bien”.

Según Robles, quien “ha puesto en peligro” los puestos de trabajo en los astilleros ha sido el Gobierno del PP, tanto con el submarino S-80, por el que ha habido que “pagar 1.800 millones de euros”, como con las fragatas, donde el Gobierno estaba “muy perdido” por “intereses empresariales”, y con los helicópteros Chinook, a los que por error se refirió como “Cherokees”.

TOMANDO PARTIDO EN CONTRA DE LA ONU

A todo ello añade las últimas noticias que apuntan a que el contrato de las bombas con Arabia Saudí fue una decisión política en favor del régimen del Golfo en su conflicto con Yemen. “Ahora veo también que parece ser que había acuerdos secretos para apoyar guerras en algunos países –ha señalado–. Lo que pone en riesgo a España y su credibilidad internacional es que a espaldas de este Parlamento hayan podido utilizar su apoyo a una guerra en contra de los principios de Naciones Unidas”.

Por ello, ha instado al PP de Pablo Casado a hacer “una oposición seria” y “dejar de hacer vuelo gallináceo” porque “España, como consecuencia de lo que hizo el Gobierno del PP, está muy comprometida y para mal, internacionalmente”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.