FAMILIA MOHEDANO/ EUROPA PRESS

El pueblo de Chipiona cumplió un año más con una de sus tradiciones más arraigadas. La procesión de la Virgen de Regla es toda una institución en esta localidad gaditana, ciudad natal de Rocío Jurado y centro neurálgico de las disputas familiares.

Las discrepancias en la familia Jurado han provocado una ruptura total entre Rocío Carrasco y el resto de su familia. Aislada por completo de los Mohedano, la hija mayor de ‘La más grande’ sigue sin acudir a la procesión.

Pero En esta ocasión tampoco acudieron ni Amador ni Ortega Cano. El primero es normal que falte a la cita ya que desde que se separase de su mujer Rosa Benito, le ha cedido el puesto en el balcón familiar, sin embargo es de extrañar no encontrar a Ortega Cano en un día tan importante para el clan incrementando con su ausencia las informaciones sobre un supuesto enfrentamiento con parte de su familia por su futura boda con Ana María Aldón.

Quien no faltaron al acto fueron Gloria Camila y Kiko Jiménez, prefiriendo la hija de Rocío Jurado no hablar sobre la supuesta disputa con el diestro y mostrando su lado más maternal desde el balcón rodeada de niños y sin poder contener la emoción. Tampoco faltó Rosa Benito, que envuelta en una gran expectación aprovechó para defender la apertura del museo de Rocío Jurado: “No solo me gustaría a mí, a la que está arriba le encantaría”.

La colaboradora de televisión no pudo contener las lágrimas al ver a la Virgen pasar, compartiendo el momento de lo más cómplice con su cuñada Gloria. Un día de lo más especial para los Mohedano el que cada año se suman nuevas ausencias y sin duda polémicas siendo imposible repetir la imagen que más feliz hacía a Rocío Jurado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.