CEDIDA

Investigadores del Sussex Medical School (BSMS) del Reino Unido han descubierto, en un trabajo publicado en ‘The Journal of the ACM’ que las personas sonrientes no siempre son felices, sino que la sonrisa es sólo una forma de interactuar con los demás.

Para alcanzar esta conclusión, los expertos pidieron a 44 personas de entre 18 y 35 años que respondieran unas preguntas difíciles sobre geografía delante del ordenador mientras eran grabados. Posteriormente, se les pidió que calificaran su experiencia subjetiva utilizando un rango de 12 emociones, incluidas ‘aburrido’, ‘interesado’ y ‘frustrado’.

Mientras tanto, sus expresiones faciales espontáneas fueron analizadas por el ordenador, cuadro por cuadro, para juzgar cuánto sonreían basándose en una escala de entre 0 y 1. “Hemos comprobado que la sonrisa no está impulsada por la felicidad, sino que está asociada al compromiso subjetivo, que actúa como un combustible social para sonreír, incluso cuando se socializa con un ordenador”, han dicho los expertos.

De hecho, estadísticamente, la emoción que más se asoció con la sonrisa fue “compromiso” en lugar de “felicidad” o “frustración”. Asimismo, los expertos observaron que los participantes no sonreían durante el período en el que pensaban las respuestas, sino que lo hacían justo después de conocer si habían o no acertado y, especialmente y para sorpresa de los investigadores, era correcta o incorrecta, y sorprendentemente, los participantes sonreían con más frecuencia cuando entendían mal la respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.