La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) ha instalado cinemómetros móviles en los puertos de Ibiza y la Savina (Formentera) para regular y controlar las velocidades máximas de navegación.

La medida se ha puesto en marcha esta semana y estará en período de pruebas hasta mediados de octubre. Los controles, según ha explicado APB, los realizan agentes de la Policía Portuaria de forma aleatoria.

Los dos puertos pitiusos son los primeros en poner en marcha este sistema de control de velocidad móvil, aunque la APB prevé extenderlos al resto de puertos que gestiona. Una vez superado el período de pruebas, la Policía Portuaria procederá a denunciar a los posibles infractores.

La APB ha recordado además a navieras e instalaciones náuticas de los puertos de Ibiza y la Savina la vigencia de las ordenanzas portuarias que establecen la regulación de las velocidades máximas de navegación y les ha distribuido los planos de aplicación.

En el caso del puerto de Ibiza, existen dos zonas de aplicación : la dársena de Botafoc y la dársena interior.

En la primera, la velocidad máxima para cualquier tipo de buque y embarcación se establece en ocho nudos o la velocidad mínima de gobierno, mientras que en la dársena interior, la velocidad máxima es de seis nudos o la velocidad mínima de gobierno.

En el puerto de la Savina, la ordenanza determina también dos zonas de aplicación y distingue entre la zona de aguas interiores y la zona de aguas exteriores.

En la zona I, la velocidad máxima de navegación para cualquier tipo de buque y embarcación se establece en seis nudos o la velocidad mínima de gobierno. Mientras que en la zona II la velocidad máxima es de quince nudos, que tendrá que ser reducida progresivamente en aquellas derrotas de aproximación hasta alcanzar los seis nudos de máximo, o la velocidad mínima de gobierno, al llegar a la bocana del puerto.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.