Infiniti ha presentado el prototipo Project Black S, una versión híbrida de su coupé deportivo Q60, que gracias a un novedoso sistema de propulsión híbrido-dual eléctrico y térmico consigue desarrollar 571 caballos (CV) de potencia.

El fabricante hongkonés ha explicado que el motor está basado en el VR30 V6 twin-turbo de 3.0 litros del Q60, pero mejorado con la tecnología ERS (Energy Recovery System), que recupera energía de la combustión del motor para impulsar el coche con electricidad.

Infiniti ha explicado el funcionamiento del sistema, que cuenta con tres unidades de generación de movimiento (MGU), una cinética (MGU-K) y dos térmicas (MGU-H). La cinética obtiene la energía de la frenada del coche, mientras que las térmicas la obtienen del calor de los gases que escupe el V6, por lo que el Project Black 6 genera energía tanto cuando el coche frena como cuando acelera.

Gracias al sistema de propulsión, el vehículo ofrece más potencia que el Q60 convencional, que contaba con 405 CV, y es capaz de acelerar de cero a cien en menos de cuatro segundos. A pesar de estas prestaciones, el fabricante ha asegurado que el prototipo ha sido diseñado para la carretera.

El proyecto Black S ha sido desarrollado junto al equipo de Fórmula 1 de Renault, que ha aplicado los estándares de esta competición para desarrollar la areodinámica del coche, con un alerón de fibra de carbono con la configuración utilizada en el circuito de Monza, uno de los más rápidos de la competición. El nuevo vehículo será presentado en el Salón del Automóvil de París el 1 de octubre.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.