QUIRONSALUD

El Hospital Ruber Internacional ofrece a las futuras madres que se encuentren en la espera del parto, un sistema de monitorización inalámbrica por control remoto de las contracciones uterinas y la frecuencia cardiaca fetal y materna.

“Uno se acopla al abdomen de la madre buscando el corazón del bebé (para registrar su frecuencia cardiaca). Y el otro circuito es el que registra las contracciones uterinas”, ha declarado la matrona del Hospital Ruber Internacional, Elvira Gironés.

Mediante este sistema, las pacientes “pueden desplazarse libremente” por las instalaciones del centro hospitalario en un ambiente más íntimo y respetuoso sin sacrificar su seguridad.

Además, a través de ultrasonidos se registra y capta toda la información que se vuelca en un aparato ubicado en su habitación. “Esa información, que aparece en el dispositivo es enviada a la pantalla del monitor central que tenemos en el control de la enfermería”, ha señalado la matrona.

En caso de detectarse cualquier anomalía tanto materna como fetal, la telemetría cuenta con una serie de alarmas prefijadas por las matronas para cada paciente que se activan automáticamente.

Según explica la matrona Elvira Gironés, “el ordenador nos indica que cuando baja o sube la frecuencia cardiaca dentro de unos parámetros considerados límites, el monitor salta”. La alarma, si no se apaga en la central por personal autorizado previa introducción de una clave, se activaría también en la habitación de la mamá.

“Un doble mecanismo de seguridad, en el que queda reflejado nuestra garantía de un parto controlado y seguro, reduciendo los posibles riesgos”, ha concluido Gironés.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.