El padre de uno de los alumnos del colegio Juan de la Cierva (en la calle Tenor Bou Roig de El Vivero) se ha puesto en contacto con Crónica Balear para denunciar la peligrosa situación a la que están expuestos a diario los chicos al acabar las clases.

Y no hacen falta muchas palabras porque, como dice el refrán, «una imagen vale más que mil palabras» y es que los vehículos aparcan encima de ambas aceras impidiendo, debido a su estrechez, el paso de cualquier peatón.

Así, los estudiantes, al abandonar el recinto escolar, tienen que olvidarse de caminar por la acera y se ven obligados a transitar por la calzada, con el consiguiente peligro de ser atropellados.

«Esta situación se viene repitiendo desde hace años», explica el padre, «pero por mucho que hemos avisado a la policía no hacen nada al respecto».

Pero no solo es un riesgo para los jóvenes que estudian allí sino para cualquier persona y, en especial, para aquellos que tienen algún problema de movilidad y que, por ejemplo, necesitan una silla de ruedas para poder desplazarse.

2 Comentarios

  1. No aparcan encima de ambas aceras ehhh, la acera de la derecha en dirección de conducción de los coches es ancha y pasan perfectamente dos peatones juntos… Por lo que la imprudencia es de los niños por querer ir por la acera que es pequeña, en lugar de la que corresponde del otro lado (¿todo por evitarse cruzar dos veces?) Hay que cerciorarse de lo que se escribe en una noticia, antes de decir que aparcan sobre ambas aceras, cuando no es cierto, la parte de la derecha los vehículos están correctamente estacionados. Si un padre no sabe inculcar a su hijo que cruce en los pasos de peatones que hay justo frente a la puerta del colegio, para andar por una acera segura, no es problema de la policía, sino de la educación paterna…

  2. Soy un vecino de la zona, me parece muy mal que los padres de los alumnos aparquen en la acera para ir a buscar a sus hijos… pero peor me parece que no les enseñeis a vuestros hijos respeto y que pasen sin mirar por la vía pública, que vayan sin manos o con un móvil montado en una bici en contra dirección… Yo mismo he dejado de pasar por esa calle, es un peligro total, te la juegas a la suerte de que un día un niño se te crucé en el camino. Enseñar a vuestros hijos respeto que luego vendrán los problemas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.