Foto: Reuters

El parisino recorrido de Le Golf National acogerá desde este viernes al domingo la edición 2018 de la Ryder Cup, en la que el equipo de los Estados Unidos intentará acabar con su ‘maldición’ como visitante para retener la copa ante una Europa con Sergio García y el debutante Jon Rahm como representantes del golf español.

El 2 de octubre de 2016, en el Hazeltine Nacional Club de Minnesota, los estadounidenses volvieron a saborear la gloria de levantar la Copa Samuel Ryder, algo que su rival le había negado en las tres últimas ocasiones, con remontada épica e histórica incluida en 2012. Pero esta vez, los americanos aprendieron las lecció y no se dejaron sorprender el domingo certificando su superioridad con una arrolladora victoria por 17-11.

Ahora, Europa intentará devolverle la moneda a los de Jim Furyk para confirmar que desde la entrada en 1979 del resto de jugadores del Viejo Continente para fortalecer a los británicos e irlandeses, es la que manda en esta competición con once triunfos (diez victorias y un empate) de 19 posibles y todos ellos en las últimas 16 ediciones.

La estadística, además, es aún más demoledora en suelo europeo donde los estadounidenses sólo han ganado en 1981 y 1993, perdiendo en las últimas cinco visitas, entre ellas la histórica de Valderrama (Cádiz) en 1997, con Severiano Ballesteros de capitán. Desde entonces, la Ryder no había vuelto a salir de las Islas hasta esta edición en París, a la que también aspiraba Madrid.

Los europeos, capitaneados por el danés Thomas Bjorn, ganador como jugador precisamente en el recorrido gaditano y en 2002 y 2014 y también como vicecapitán de Colin Montgomerie (2010) y de José María Olazabal (2012), apelarán a esta fortaleza para evitar que su rival retenga el trofeo, lo que no logra desde 1983.

Para ello, acuden con un equipo con mezcla de veteranos y debutantes (5) que deberá lidiar con todo lo que rodea a una competición que levanta una enorme expectación a nivel mundial. De esto sabe bastante Sergio García, uno de los españoles que estará en Le Golf National y que jugará el evento por novena ocasión, más que nadie en los de Thomas Bjorn. Desde su debut en 1999, el castellonense sólo se perdió la cita del 2010, donde fue vicecapitán.

El de Borriol fue una de las elecciones del capitán, que apeló al carácter que suele tener un García que siempre suele dar su mejor medida en esta competición, en la que ha sumado 22,5 puntos, a 2,5 del récord en Europa en poder del inglés Nick Faldo, aunque este lo logró en once ediciones. Además, jugará con el aval de ya tener un ansiado ‘major’ en su palmarés, el Masters del año pasado.

Y al lado de su veteranía estará la inexperiencia y pujanza del ‘rookie’ Jon Rahm. El vizcaíno, de 23 años, cumplirá el sueño de jugar la Ryder después de instalarse fulgurantemente entre los mejores del mundo (ocho) y demostrar unas enormes cualidades, que ahora tendrá que poner al servicio de un equipo y una competición donde los dos primeros días hay que jugar en pareja.

MICKELSON NO FALLA Y TIGER VUELVE REFORZADO

Bjorn cuenta con un ’12’ donde además del vasco, tiene cuatro novatos más como los ingleses Tommy Fleetwood y Tyrrell Hatton, el sueco Alex Noren y su compatriota Thorbjorn Olesen, y luego veteranos que conocen bien la Ryder como los ingleses Justin Rose, Ian Poulter y Paul Casey, que regresa diez años después, el norirlandés Rory McIlroy, el sueco Henrik Stenson, y el italiano Francesco Molinari, ganador del ‘British’.

Entre todos acumulan ya 30 participaciones en la Ryder, cuatro menos que las que suman los doce elegidos por Jim Furyk para representar a los Estados Unidos, once sólo sobre las espaldas del sempiterno Phil Mickelson, que no falla desde que debutase en 1995.

Nadie ha jugado este evento más que ‘Lefty’ que lidera un equipo donde sobresale la figura de Tiger Woods, peleado siempre con esta competición, que sólo ha ganado en una de sus ocho participaciones, pero reforzado por la conquista el domingo de su 80 título tras cinco años sin hacerlo y una evidente mejoría en su juego después de un calvario de lesiones.

Los americanos sólo tendrán como debutantes a Justin Thomas, actual cuatro del mundo y ganador del Campeonato de la PGA en 2017, Bryson DeChambeau, siete del ranking, y Tony Finau, a los que acompañan Dustin Johnson, número uno del mundo, Jordan Spieth, ganador ya de tres ‘majors’ como Brooks Koepka, tres del mundo que en este 2018 ha unido a su US Open de 2017 otro US Open y el Campeonato de la PGA, Bubba Watson y Patrick Redd, que reúnen tres chaquetas verdes, Rickie Fowler, nueve del mundo, y Webb Simpson.

La Ryder Cup 2018, donde el empate beneficia al defensor de la copa, comenzará este viernes con las sesiones de ‘fourballs’ (cuatro bolas y cuenta la mejor de cada equipo) y ‘foursomes’ (cada jugador golpea una vez una sola bola por equipo), que se repetirán el sábado. Para el doming, quedarán los 12 individuales, todo bajo el formato ‘match-play’.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.