@QUICKSTEPTEAM

El ciclista español Enric Mas (Quick-Step Floors) ha señalado este miércoles de cara al Mundial de Ciclismo cuya prueba de ruta se disputa el 30 de septiembre en Innsbruck (Austria) que los corredores del equipo español son “todos buenísimos” y ha celebrado haber apostado por la Vuelta, en la que “alguna vez” soñó con el maillot rojo, y no por un Tour de Francia “donde con 23 años no pintas nada”.

“Estar en el Mundial, en la selección, es una pasada. Somos todos buenísimos, vamos a intentar ganar o hacer medalla con alguno de nosotros, vamos a ver cómo va”, señaló en rueda de prensa tras formar parte de la presentación de la campaña ‘Plan Merienda’ de Lidl en Barcelona.

El de Artá debutará en un Mundial con 23 años, a las órdenes de Javier Mínguez, junto a Alejandro Valverde (Movistar), Ion Izagirre (Bahrain-Merida), Jesús Herrada (Cofidis), Mikel Nieve (Mitchelton-Scott), David de la Cruz y Jonathan Castroviejo (Team Sky), con Mikel Landa (Movistar) u Omar Fraile (Astana) cerrando la lista en una octava plaza todavía pendiente del estado de salud de Landa.

Mas, segundo en la última Vuelta a España por detrás del ganador Simon Yates (Mitchelton-Scott), aseguró que no volvería atrás y no se lamenta de ningún aspecto de su actuación. “Correr la Vuelta ha sido muy bonito, he tenido un buen resultado y no cambiaría nada”, aclaró.

“La última semana me encontraba bien y algunas veces soñé con el maillot rojo, pero sabíamos que era casi imposible porque Simon estaba bien y tenía buen equipo. Pero empecé a soñar de pequeño y no voy a cambiar ahora”, manifestó sobre cómo afrontó la parte decisiva de la ronda española.

El balear también explicó que no se quedó fuera del equipo para el Tour de Francia sino que ya no entraba en los planes del equipo. “Desde el principio del año se habló con el equipo hacer sólo Vuelta, nunca tuvimos en mente hacer el Tour aunque me hubiera gustado. Pero sabía que era imposible, con 23 años en el Tour no pintas nada”, apuntó.

Enric Mas, uno de los líderes del equipo belga Quick-Step Floors que tiene por tercer año consecutivo el patrocinio de Lidl, es imagen de la campaña ‘Plan Merienda’, campaña itinerante impulsada por la empresa en colaboración con ‘5 al día’.

“Cuando era pequeño, si merendaba era un trozo de pan con ‘Nocilla’ y ahora me he dado cuenta que la merienda es una comida muy importante en el día. Si tengo poco entreno y como bien por la tarde, la cena es ‘light’. No necesitamos mucho alimento para ir a dormir”, manifestó Mas sobre la importancia de la merienda.

La campaña empezó el pasado mes de julio en Madrid y en ella se visitarán más de 60 ciudades españolas. En mitad de campaña la han visitado casi 50.000 personas, que asisten a talleres para llevar unos hábitos saludables y con un estilo de vida activo y sano, objetivo de la iniciativa.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.