La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha admitido una ralentización de la llegada de turistas internacionales a España, como reflejan los datos mensuales de julio publicados por el INE, pero ha señalado que la apuesta del Gobierno para el sector se centra en la calidad y en una diversificación de los flujos para hacer frente al problema de los destinos saturados.

España superó los 47,1 millones de turistas internacionales en los siete primeros meses del año, un 0,3% más con respecto al mismo periodo de 2017, pese a que en julio recibió 10 millones de visitantes internacionales, un 4,9% menos que el mismo mes de 2017, lo que supone la mayor caída en ocho años.

En declaraciones a los medios tras la inauguración del 32 Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones organizado por Ametic, Maroto ha defendido que en general los datos turísticos son “muy buenos” y en julio el dato acumulado ha marcado un nuevo nivel récord. Sin embargo, ha admitido que en el Gobierno son “conscientes” de que efectivamente se está producción y se producirá una ralentización de los flujos turísticos.

“Lo que estamos viendo es una normalización de los flujos, lo que tenemos que gestionar es qué modelo turístico que queremos, si queremos un modelo de turismo basado en cantidad o queremos un modelo turístico basado en calidad”, ha afirmado.

DEFINIR UNA ESTRATEGIA.

En este contexto, ha incidido en que la ausencia de una hoja de ruta por parte del anterior Gobierno del Partido Popular en materia de turismo obliga al actual Ejecutivo a definir una estrategia de hacia dónde se quiere a ir en materia turística y ha asegurado que ellos van a apostar “por una estrategia basada en al calidad”.

A este respecto, ha subrayado la importancia de que el gasto turístico haya aumentado un 3% en los siete primeros meses del año, lo que ha considerado “una buena señal” de que poco a poco las medidas que se adoptan van hacia este modelo de calidad.

Maroto ha destacado que uno de los aspectos de este nuevo modelo residen en la diversificación de los flujos, ya que en España hay actualmente “destinos muy saturados”, lo que está generando “problemas de convivencia con el residente”.

Por ello, ha apostado por diversificar flujos, para lo cual se puede utilizar la digitalización, que permitirá definir los nuevos destinos turísticos inteligentes en los que se pueda gestionar mejor la cantidad y ofrecer mejores experiencias para aumentar el gasto turístico y la estancia media. “Esta va a ser la nueva hoja de ruta del nuevo Gobierno, calidad en materia turística”, ha aseverado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.