El precio medio de la vivienda en alquiler a nivel nacional se ha situado en los 832 euros, un 9% más que hace un año. No obstante, Baleares supera la media nacional con un incremento del 13,7%.

Según se desprende del ‘I Estudio sobre el precio medio del alquiler de viviendas en España 2018’ realizado por Alquiler Seguro, los mayores incrementos del precio del alquiler en el último año se han registrado en Canarias (+16,7%), La Rioja (+14,3%), Baleares (+13,7%) y Murcia (+12,6%).

Le siguen Galicia (+11,1%), Comunidad Valenciana (+10,7%), Madrid (+10,1%), Andalucía (+9,3%), Aragón (+8,8%), Navarra (+7,71%), Asturias (+7,3%), Castilla y León (+6,7%), Cataluña (+6,2%) y País Vasco (5,78%). Con incrementos que no superan al 2% se encuentran Cantabria (+1%) y Extremadura (+1,4%).

En concreto, en Baleares los arrendatarios desembolsan de media algo menos de 1.200 euros, debido que ha sido el tercer lugar donde más se ha incrementado el coste de los alquileres desde el año 2017.

El consejero delegado de Alquiler Seguro, Antonio Carroza, ha señalado que estas cifras reflejan que no todos los mercados se comportan igual, ya que los precios “fluctúan en función de la oferta y la demanda existente en un territorio y momento determinado”.

Respecto a los precios, el estudio pone de relieve que los inmuebles más caros, según el número de dormitorios y el lugar donde están, se encuentran en Guipúzcoa, donde los inmuebles llegan a alcanzar un precio medio de 1.518 euros.

Por detrás, con las mismas características, entre las localizaciones con las viviendas en alquiler más caras, se encuentra Barcelona (1.447 euros) o Madrid (1.254 euros de media).

El estudio también apunta que las familias destinan el 36% de sus ingresos netos para costear los gastos derivados del arrendamiento de un inmueble, dato que es tres puntos superior a los números de hace un año.

No obstante, también existen diferencias entre regiones. En Madrid y Cataluña, los inquilinos destinan más del 40% de su renta neta para hacer frente a los gastos derivados del alquiler. No obstante, liderando el ranking se encuentra Baleares, ya que allí los inquilinos desembolsan hasta el 45% de sus ingresos.

Por el contrario, el esfuerzo de los arrendatarios es menor en La Rioja, donde solo destinan el 21% de sus ingresos, Aragón (22,4%) y Asturias (23%).

“Aunque el precio está determinado por factores de oferta y demanda, el límite de los precios lo ponen los ingresos familiares, por lo que cuando el desemboloso para pagar el alquiler llega a porcentajes altos, los precios en esos lugares tienden a moderarse”, ha señalado Carroza.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.