Foto: Reuters

El Gobierno de Estados Unidos ha anunciado este lunes el cierre de la misión diplomática de Palestina en la capital, Washington, en respuesta a la decisión palestina de reclamar al Tribunal Penal Internacional (TPI) que investigue a Israel por crímenes de guerra.

“Hemos permitido a la oficina de la Organización para la Liberación Palestina (OLP) llevar a cabo operaciones que apoyen el objetivo de lograr una paz duradera y amplia entre israelíes y palestinos desde la expiración del permiso anterior en noviembre de 2017”, ha dicho la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

“Sin embargo, la OLP no ha dado pasos para avanzar en el inicio de negociaciones directas y significativas con Israel”, ha manifestado, antes de recalcar que “al contrario, la cúpula de la OLP ha condenado un plan de paz estadounidense que aún no han visto y se ha negado a mantener contactos con el Gobierno de Estados Unidos en torno a los esfuerzos de paz”.

Asimismo, ha manifestado que “esta decisión es además consistente con las preocupaciones de la Administración y el Congreso con los intentos de Palestina de provocar una investigación sobre Israel por parte del TPI”.

“Estados Unidos sigue creyendo que las negociaciones directas entre las dos partes son la única forma de avanzar”, ha sostenido Nauert, quien ha agregado que “esta acción no debe ser explotada por los que pretenden actuar como expoliadores para distraer del imperativo de lograr un acuerdo de paz”.

En este sentido, la portavoz del Departamento de Estado ha resaltado que las autoridades estadounidenses “no se retiran de sus esfuerzos para lograr una paz duradera y completa”.

El anuncio ha llegado horas después de que el diario estadounidense ‘The Wall Street Journal’, adelantara que el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, anunciaría este mismo lunes el cierre de la oficina de la OLP en la capital estadounidense.

Estados Unidos planea además amenazar con sanciones al TPI si avanza en sus investigaciones en torno al caso, según el citado diario. Entre las posibles medidas figuran la prohibición de entrada al país a jueces y fiscales.

LA OLP SUBRAYA QUE LLEVARÁ A ISRAEL ANTE EL TPI

En respuesta, el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, afirmó a primera hora del día que las autoridades palestinas no darán marcha atrás en su decisión de llevar a Israel ante el TPI pese a las amenazas de Estados Unidos sobre el cierre de la oficina.

“Hemos sido informados oficialmente de que la Administración estadounidense cerrará nuestra Embajada en Washington como castigo por seguir trabajando con el TPI contra los crímenes de guerra israelíes y que arriarán la bandera palestina, lo que significa mucho más que un nuevo golpe por parte de la Administración (del presidente, Donald), Trump”, dijo en un comunicado.

Así, denunció que Estados Unidos “no sólo actúa contra la paz y la justicia, sino que extorsiona al TPI y amenaza a una plataforma legal contra los crímenes internacionales que trabaja por la Justicia”.

“Puede cerrar nuestra Embajada en Washington, cortar la financiación al pueblo palestino y poner fin a la ayuda, incluido a educación y sanidad, pero no puede arrebatar la voluntad de nuestro pueblo de continuar el camino legal y político”, afirmó.

Por ello, Erekat recalcó que las autoridades palestinas “continuarán este camino para conseguir justicia y compensaciones para las víctimas de nuestro pueblo”, al tiempo que pidió a la fiscal jefe del TPI, Fatou Bensouda, que acelere la apertura de la investigación.

“Continuaremos nuestra lucha por la libertad y la independencia”, manifestó, antes de reiterar que las autoridades estadounidenses trabajan “para beneficiar a la extrema derecha israelí”, según ha recogido la agencia palestina de noticias WAFA.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.