Lo que ocurre con el edificio ubicado en el número 1 de la calle Infat Pagà de Palma es una muestra de como puede ir degenerando una calle de forma gradual debido a la desidia y dejadez generalizada de todos los actores implicados en esta historia (excepto la de los sufridos vecinos que, desesperados, ya no saben qué tienen que hacer).

El edificio, que pertenecía a Solvia, consta de planta baja y cinco alturas. No hará más que un par de años que fue acabado (de hecho aún se ven las pegatinas “de nuevo” en los vidrios de las puertas de los balcones) y los pisos se pusieron a la venta de inmediato.

Cómo era de esperar, la publicidad “a todo trapo” de un edificio recién acabado, deshabitado y en las proximidades del barrio de Corea, funcionó como un imán para los ‘okupas’ que han ido tomando el inmueble piso por piso, con total impunidad.

Sin embargo, los vecinos no tienen quejas excesivas por el comportamiento de los ‘okupas’ ya que no generan escándalos pero…

PORQUE SIEMPRE HAY UN PERO

En este caso, ese problemático “pero” es la falta de conexión de la finca a la red de alcantarillado lo que provoca que cuando se llena la arqueta, la calle se convierte en un cenagal de aguas fecales o, como señala más gráficamente una vecina: “… la mierda rebosa por todos lados, el olor es nauseabundo y se llena todo de moscas”.

Esta misma mañana (viernes), poco antes del inicio de la lluvia, la arqueta se ha vuelto a desbordar y quien haya pasado frente a la vivienda habrá podido comprobar que la descripción aportada por esta esta vecina, se ajusta por completo a la realidad.

Por su parte, EMAYA ha confirmado a Crónica Balear que en la calle Infant Pagà tienen registrados varios casos de conexiones ilegales, aunque no han podido concretar -en el momento de hacer la consulta- si era el caso del número 1.

Otra vecina asegura que “la mierda sale a la calle por la conexión de la pluvial que vete tú a saber quien ha hecho, por eso sale directo a la calle; antes solo se llenaba la arqueta interior de los locales pero desde hace tiempo también sale por la pluvial que da a la calle”

Las quejas ante Solvia parece que han sido continuas durante el último año pero que toda su actuación ha pasado “por contestar que nos pusieramos en contacto con el administrador”.

Crónica Balear ha podido contactar con el actual administrador de la finca quien ha explicado que los pisos ya no están en manos de Solvia porque “han sido todos vendidos, excepto uno, y que tanto la antigua propiedad -como la nueva-, saben que hay ‘okupas’ en ellos”.

En cuanto al tema de las aguas fecales, el administrador ha indicado que cada vez que se le ha dado aviso de que se produce ese problema “se ha enviado un camión para solucionarlo. Tenga usted en cuanta que yo no puedo hacer mucho más si la propiedad no me ordena que la finca se conecte al alcantarillado y lo único que me queda es buscar una solución puntual cuando surge el problema”.

“AQUÍ TODO EL MUNDO SE LAVA LAS MANOS”

Los vecinos están desesperados porque “aquí todo el mundo se lava las manos”, explica una de ellos quien añade: “La Policía Local asegura que ellos no pueden hacer nada en lo referido a los ‘okupas’, que llamemos al Ayuntamiento. Pero desde el Ayuntamiento, a su vez, nos explican que tenemos que hacer un escrito exponiendo lo que ocurre… pero que no valdrá para nada. Y los bomberos nos contestan -en lo referido al problema de aguas fecales- que no pueden actuar por no ser de su competencia”.

Mientras tanto, un trecho de calle que hasta hace pocos meses vivía en la más absoluta tranquilidad tiene ahora que afrontar la presencia de ‘okupas’; de aguas fecales anegando la zona de forma periódica; olores hediondos y una cantidad ingente de moscas.

Así es como, poco a poco y de forma gradual, las calles primero -y los barrios después-, van degenerando: con la desidia, la dejadez y el silencio de quienes deberían hacer algo para buscar una solución cuando se presentan los problemas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.