Foto: Reuters

La Policía de Copenhague ha lanzado este viernes una “importante” operación que ha obligado a cerrar temporalmente puentes y suspender los ferris y el transporte ferroviario en buena parte de la isla de Zealand, donde se encuentra la capital.

Según ha aclarado poco después, se busca un vehículo Volvo modelo V90 de color negro matriculado en Suecia y en el que viajarían tres personas que habrían cometido graves delitos, confirmando así lo adelantado por el diario sueco ‘Aftonbladet’, que precisa que el coche habría sido alquilado en Estocolmo y debía haber sido devuelto el 24 de septiembre.

Asimismo, ha pedido a los ciudadanos que se pongan inmediatamente en contacto con la Policía en caso de ver a los sospechosos y en ningún caso traten de hablar con ellos, sin dar más detalles sobre el delito que habrían cometido.

Como resultado de esta operación policial, se ha procedido a cerrar el puente de Oresund que une Dinamarca con Suecia, pero solo en dirección de salida hacia el país vecino, así como el puente Great Belt que une las islas de Zealand, en donde se encuentra Copenhague, y Funen, si bien ambos han sido reabiertos posteriormente.

Igualmente, se ha procedido a cerrar varias rutas de ferri, incluida la que une la ciudad sueca de Helsingborg con la danesa de Denmark, pero el servicio ya se ha retomado. Lo mismo ha ocurrido con el servicio de trenes, que ha sido suspendido temporalmente.

No obstante, la inusitada media ha provocado un caos circulatorio en el país y los ciudadanos están difundiendo imágenes en redes sociales de los enormes atascos que se han ocasionado.

En la operación policial, que aún sigue en curso, están participando tanto las Fuerzas Armadas como el Servicio de Inteligencia Policial (PET), según informa la cadena DR.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.