La jugadora española de bádminton Carolina Marín ha revalidado este domingo su título en el Abierto de Japón después de imponerse en la final a la local Nozomi Okuhara, en un partido parejo que tuvo que decidirse en tres sets (21-19, 17-21, 21-11).

La onubense, vigente campeona olímpica, del mundo y de Europa, tuvo que emplearse a fondo en una final que le exigió más que el duelo de semifinales ante la china Chen Yufei (21-12, 21-13) y que se fue hasta la hora y cuarto de juego.

Marín marchó a remolque en el primer set hasta el empate a 19, cuando dos puntos consecutivos le permitieron adjudicarse el parcial. Sin embargo, Okuhara se mantuvo en la pelea al igualar la contienda adjudicándose la tercera manga.

Así, todo tuvo que decidirse en la tercera, donde la andaluza no dio opción a su rival, número ocho del ranking mundial. Con cómodas ventajas durante todo el parcial, Marín selló su victoria con un 21-11 que le permite defender el entorchado que ya conquistó en 2017. Todo ello en su vuelta al circuito tras proclamarse campeona del mundo el pasado mes de agosto.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.