La Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), la Asociación Empresarial de Distribuidores de Automoción de Baleares (Aseda) y la Asociación Balear de Empresas de Alquiler de Vehículos con Conductor (Baleval) han criticado este miércoles la prohibición a los vehículos diésel nuevos que incorpora el Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética de la comunidad.

En un comunicado, las organizaciones han mostrado su “unidad empresarial” y han considerado esta nueva norma de la comunidad “contraria a la política europea”, así como “regresiva y discriminatoria”.

Así, han destacado que la medida no incorpora ayudas al coche eléctrico, resta competitividad a las Islas y aseguran que “será perjudicial para el medio ambiente y muy costosa económicamente para los ciudadanos de Baleares”.

DICEN QUE PROVOCARÁ EL ENVEJECIMIENTO DEL PARQUE AUTOMOVILÍSTICO

La norma, que está pendiente de tramitación parlamentaria, creen que provocará el progresivo envejecimiento del parque automovilístico puesto que prohíbe los coches diésel nuevos y protege los vehículos antiguos. Esto, dicen, “tendrá un efecto negativo frente al cambio climático que todos estamos de acuerdo en combatir”.

Además, reprochan que el proyecto de ley carezca de un plan integral de desarrollo para el vehículo eléctrico y no incluya incentivos y beneficios fiscales, por lo que su aplicación “supondrá una pérdida de competitividad y un esfuerzo económico para los ciudadanos de Baleares que no tendrán que asumir los de otras comunidades lo que, sumado a los costes derivados de la insularidad, hará que aumente la desigualdad que padecen los residentes en las Islas”.

Así, el principal foco de oposición al proyecto de ley es que incorpora la prohibición de que puedan circular por las Islas, a partir de 2025, vehículos diésel nuevos, mientras que sí podrán hacerlo los coches de mayor antigüedad sin límite de tiempo ni de emisiones, ha declarado la presidenta de CAEB, Carmen Planas.

“LA PROHIBICIÓN SUPONE IGNORAR LOS AVANCES TECNOLÓGICOS”

En este mismo sentido se expresa Anfac, que apunta que esta prohibición “supone ignorar la realidad de los avances tecnológicos actuales en los motores diésel, mientras que los vehículos de más de 15 años emiten hasta un 84% más de NOx y un 90% más de partículas que los nuevos motores diésel que sí que cumplen con la estricta normativa Euro6”.

Anfac considera además que “la prohibición es regresiva y discriminatoria y contraria a la política europea” porque elige una tecnología como “ganadora”, la gasolina frente al diésel, para el parque automovilístico, sin tener en cuenta su grado de desarrollo tecnológico o las infraestructuras necesarias para que ésta se implante con éxito de manera rápida.

La Federación Balear de Transportes (FEBT) también se opone a la medida y se hace eco de las críticas tanto de los concesionarios de vehículos de Baleares (Aseda) como de las principales empresas de alquiler de vehículos de las Islas (Balebal). Así, el presidente de Aseda y vicepresidente de la Comisión de Industria y Transportes de CAEB, Andreu Vidal, destaca la “preocupación empresarial por saber cómo se va a llevar a la práctica que los vehículos diésel nuevos no puedan circular por Baleares pero sí puedan hacerlo por el resto de España y por Europa”.

Por otro lado, destacan que el proyecto de ley también incluye la obligación de que, a partir de 2020, el 2 por ciento de la flota de alquiler sea eléctrica para avanzar progresivamente hasta el año 2035 en el que el 100% de los vehículos de alquiler deben ser eléctricos. “Ni hay mercado suficiente de vehículos eléctricos en este momento, ni está garantizado que pueda haberlo con la progresión que exige el proyecto de ley”, ha declarado el presidente de Balebal, Antoni Masferrer.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.